SOCIEDAD SOSPECHAS Y MISTERIO

“Sabíamos que él era adoptado”, confiesa un familiar de Aguilar

La verdad revelada en marzo pasado luego de la muerte de Carlos Francisco Aguilar fue la punta de un ovillo que hoy comienza a desenredarse. Cómo llegó Ignacio Hurban de La Plata a Olavarría es algo que la Justicia comienza a investigar.

La hipótesis más fuerte señala como presunto entregador al patrón de los padres de crianza de Ignacio, Carlos Francisco Aguilar, fallecido en marzo de este año. La viuda del ganadero, Susana Clara Mozotegui, con la que tuvo a sus dos hijos varones y una mujer que falleció a los quince años, se negó a realizar declaraciones con los medios acerca de los rumores sobre su marido. Quienes la conocen explican que es una mujer de edad avanzada, que vive sola y no está bien de salud. Pese al hermetismo que mantiene su entorno, un familiar directo de Aguilar accedió a dialogar con PERFIL, pidiendo reserva de su identidad. Lo primero que aclara es que ellos sabían que Ignacio era adoptado. “Ellos estaban desesperados por tener un hijo. El fue criado maravillosamente, sus padres son personas excelentes. Sabíamos que no era hijo de ellos, pero nunca preguntamos nada. El matrimonio sigue siendo empleado de la familia”, sostuvo.

Al consultarle sobre si Aguilar había “entregado” a Ignacio a la pareja que lo crio, esta persona dijo que “desconocía el tema”. “Cómo lo consiguió Pancho no lo sé. Si es que lo consiguió Pancho, es algo que nunca se lo preguntamos. Ese es un tema que sale ahora y, salvo que lo digan los padres, y si lo dicen, es su responsabilidad”, dijo. Y agregó: “No queremos que esa gente sufra. No queremos escarbar, ¿entendés? Respetamos muchísimo a esos padres. Esta historia se conoció ahora, y ha sido una sorpresa para todos. Lo único que sabíamos era que no era hijo de ellos. Pancho está muerto y no le podemos preguntar. No tenemos más información”.



Redacción de Perfil.com