SOCIEDAD LOS ESPARTANOS

Salen de la cárcel para jugar con los clubes de rugby más tradicionales

El equipo de presos de la Unidad 48 de San Martín ya visitó las canchas del SIC, San Andrés y CUBA. De los 450 detenidos que ya pasaron por el programa, la reincidencia bajó del 65% al 6%.

Custodiados. Salen a jugar 20 de los 45 presos que entrenan en el penal. Durante el partido están presentes miembros del servicio penitenciario federal.
Custodiados. Salen a jugar 20 de los 45 presos que entrenan en el penal. Durante el partido están presentes miembros del servicio penitenciario federal. Foto:Gza Gonzalo Munelo

Desde que empezó a jugar al rugby, Emiliano Garrido (32) juega de inside. Y aunque por su trabajo tiene poco tiempo para entrenar, sigue siendo hincha y juega cada vez que puede con su equipo, Los Espartanos, al que llegó hace dos años cuando estaba preso en la Unidad Nº48 de San Martín.

“Es mi equipo, y también es mi familia. Me enseñaron cosas que me había olvidado, el compañerismo, los valores, y a darle para adelante como en la cancha”, dice Garrido, que recuperó su libertad hace diez meses, después de cinco años detenido. A Los Espartanos –el equipo que surgió en el penal en 2009– llegó cuando lo trasladaron ahí, y un día vio un entrenamiento y se acercó a Eduardo “Coco” Oderigo, el entrenador e impulsor del proyecto espartano. “Antes me parecía un deporte raro, pero ahí me pasaron al pabellón de rugby y me cambió todo, fue como si alguien me hubiera tirado un salvavidas en medio del océano”, grafica, y agrega que ser parte del equipo lo ayudó a “volver a confiar en el otro, dormir tranquilo, sabiendo que mi compañero es el mismo que se mata tackleando por mí en la cancha; todas cosas que yo me había olvidado”.  

Desde 2009, pasaron por el equipo más de 450 presos y los resultados están a la vista: el índice de reincidencia, que en la provincia de Buenos Aires es del 65%, bajó a un 6%; viajaron a nueve provincias, jugaron contra fiscales y jueces; con Los Pumas; y viajaron a Roma a ver al papa Francisco.

Este año, además, los clubes más importantes de rugby empezaron a invitarlos a jugar a sus canchas; y si bien Los Espartanos venían saliendo a jugar desde 2010, siempre lo hacían en el Club Virreyes, cerca del penal. El fin de semana pasado, por ejemplo, jugaron en CUBA, uno de los clubes más tradicionales, y también fueron a las canchas de San Andrés, SIC, y tienen planeado ir a las de Newman y Champagnat.

“Con las salidas empezaron a ir sus familiares a verlos en otro contexto, y los veían haciendo algo positivo. Muchos conocían a sus hijos en esos partidos, y todo eso los cargaba de batería para seguir entrenando”, cuenta Oderigo.

A los partidos van veinte presos (de los 45 que entrenan) y otros diez Espartanos ya en libertad. Y cuando terminan de jugar invitan a todos a un tercer tiempo en la cancha. “Nos invitaron al tercer tiempo, y el capitán de Los Espartanos agradeció y contó que para ellos ésta era una segunda oportunidad, que el pasado no podían cambiarlo pero el presente sí, fue muy emocionante”, cuenta Cecilia, una de las socias del club que participó del encuentro.

Salir no es fácil: implica el traslado de los detenidos, los guardias,  conseguir las autorizaciones judiciales, convencer a los socios. Pero los resultados lo valen. “La mayoría no reincide, y los resentimientos que tienen los que están presos mucho tiempo se les van licuando, y a todos se nos borran los prejuicios”, agrega Oderigo, que trabaja junto a otros cien voluntarios que los viernes, además, van a rezar el rosario con  ellos al penal.

A todo el país. Este año el Ministerio de Justicia de la Nación decidió acompañar el proyecto y llevarlo a las cárceles federales del país. “Notamos una reducción en los niveles de violencia de los internos canalizada a través del juego, y que empiezan a prender en ellos los valores del deporte, compañerismo, sacrificio, disciplina”, explica Santiago Otamendi, secretario de Justicia de la Nación. La Pampa, Chubut, Mendoza, Jujuy, Salta, Tucumán, son algunas provincias donde ya llevaron el programa, con el apoyo de los clubes locales, y el año que viene  van a empezar a medir  y monitorear los resultados.

“Cuando estaba preso lo más fuerte era que venía a vernos gente de la calle, en libertad. Además de las salidas llegué a ser capitán, viajé en avión, jugué en el Estadio Unico de La Plata, todas cosas que nunca me imaginé. Eso trato de decirles a los pibes cada vez que salen”, resume Garrido, que cuando quedó libre anotó a su hijo mayor, de 9 años, a jugar al rugby, como él.

Con Michetti y Francisco

Hace tres meses, durante uno de sus entrenamientos, Los Espartanos recibieron la visita de la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, y del ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari. Entre música, Michetti incluso se animó a bailar con los presos que juegan al rugby, y que le contaron del proyecto que se desarrolla en la Unidad Penitenciaria Nº48 de San Martín desde 2009. El año pasado, en octubre, un grupo de Espartanos ya en libertad se subió a un avión y partió con destino a Roma, a una audiencia  en el Vaticano con el papa Francisco. “Le mandamos una carta y quedó fascinado con la idea, así que nos recibió. Aprovechamos el viaje y jugamos dos partidos en una semana, en Turín y en Roma”, cuenta Eduardo “Coco” Oderigo, ex jugador del SIC, impulsor y entrenador del equipo.

De los más de 450 presos que ya pasaron por el programa, quienes salen en libertad siguen con la camiseta puesta dentro y fuera de la cancha: van a escuelas a dar charlas para contar del proyecto, participaron de un documental, y ahora también hay posibilidades de que su historia se convierta en una película.

Hace poco, además, Oderigo fue  invitado a ser uno de los oradores del Congreso IDEA de Mar del Plata, donde contó del proyecto ante los funcionarios y  empresarios más poderosos del país que se congregan allí.