SOCIEDAD UNA FORMA DISTINTA DE VER LA CIUDAD

Se apellidan Baires y recrean los edificios porteños históricos

Las hermanas Baires nacieron con el destino marcado, ligadas para siempre a la ciudad.

Baires baires. Hacen postales y cuadros con planos de construcciones porteñas.
Baires baires. Hacen postales y cuadros con planos de construcciones porteñas. Foto:aballay

Las hermanas Baires nacieron con el destino marcado, ligadas para siempre a la ciudad. Más allá del apellido, María Jesús (30), María del Socorro (32) y María de los Milagros (36), son hijas de arquitectos, y crecieron apreciando las construcciones porteñas.

Por eso en 2014 crearon Baires Baires, un proyecto que busca revalorizar los edificios emblemáticos de la Ciudad a través del diseño de postales y láminas enmarcadas.

Ya llevan diseñados 46 edificios, entre monumentos, teatros, librerías y cafés. E incluso, este año y a pedido de un cliente, sumaron a la colección los estadios de River Plate y Boca Juniors.

En hojas de colores cálidos, con marcos de madera y utilizando técnicas de dibujo propias de los planos de arquitectura, realizan réplicas exactas de edificios como el Palacio de Correos, el Teatro Colón, y la Biblioteca Nacional. Para hacerlos investigan mucho: se sumergen en su historia, buscan fotos, sus dimensiones reales, y hasta se guían con imágenes de Google Maps para tener cada detalle de las fachadas.

“El más desafiante, y hasta ahora nuestro edificio favorito, fue el Bencich, porque al estar en una esquina, y ser tan grande, no podíamos tener su imagen completa en una sola foto”, recuerda María Jesús, sobre el gran trabajo que les costó el gigante construido en 1927, en Retiro. Y cuenta que, incluso, para poder terminarlo “fue clave la información de un empleado de mantenimiento que conocía todos sus secretos”.

También recibieron un pedido de los nietos de Alejandro Bustillo, el gran arquitecto que modificó un viejo depósito de agua y lo transformó en el actual Museo Nacional de Bellas Artes, para que repliquen esa obra y les quede de recuerdo. “Detrás de cada edificio hay una historia, algo que está vivo”, concluye María Jesús.

Para las hermanas, las láminas y postales son tan sólo una excusa para reivindicar la importancia de las construcciones como patrimonio de la ciudad. Por eso, cada una incluye el nombre del arquitecto que los hizo y datos históricos. “Defendemos al edificio como un personaje importante porque él fue testigo de la historia, y queremos generar conciencia”, explica María del Socorro.