SOCIEDAD

Se murió la abuela de la familia y les perdieron el cuerpo

Secundina estaba internada en San Justo. La increíble historia contada por su hijo: "En la morgue me mostraban otros cuerpos". Dónde apareció.

Foto:Captura TN

Una jubilada murió en las últimas horas en una clínica de la ciudad bonaerense de San Justo, partido de La Matanza, pero sus familiares buscaron durante horas el cuerpo que no aparecía. La insólita situación se registró en la Clínica Modelo Los Cedros, ubicada en la esquina de la avenida Presidente Illia y la calle Entre Ríos.

"Yo sé bien quién es mi madre. A mí (en la morgue) me muestran otro cadáver, o sea, podía elegir cualquier cadáver. Me mostraron tres cuerpos", se quejaba Daniel a primeras horas de la madrugada, uno de los hijos de Secundina Pérez, de 79 años. "No me voy a confundir, yo sé cuál es mi mamá". En declaraciones al canal Todo Noticias (TN), el hombre había denunciado que en el establecimiento no les dieron "ninguna respuesta".

Por ello, radicaron la denuncia en la comisaría primera de San Justo. "Los policías no nos creían, decían que era un chiste, pero no, es verdad", indicó Daniel.

Sin embargo, a las 8 de la mañana, y tras varias horas de angustia, el cuerpo finalmente apareció. Fue ubicado en Burzaco. En declaraciones a la prensa, la familia indignada explicó: “Se lo habrían entregado a otra familia. Nadie nos explicó nada, estamos haciendo todo por nuestra cuenta. Mi mamá estaría cremada ya. No tenemos idea de cómo llegó mi mamá a un crematorio de Burzaco. Recorrimos un montón de cocherías. Nadie de la clínica nos acompañó a Burzaco”.

Y añadieron: “No tenemos nada de información sobre lo que pasó. No sabemos qué vamos a hacer ahora porque intervino la fiscal, pero lo bueno es que ya encontramos a mi madre. Vamos a hacer una autopsia, queremos saber la causa de la muerte, tenemos muchas preguntas. Ella ingresó con dolores intestinales, y murió dentro de la clínica supuestamente por un paro cardiorespiratorio”.

"No la cremaron en Burzaco porque faltaba un papel, que no tengo idea qué papel habrá sido, sino ayer la cremaban. El cuerpo se lo entregaron a otra cochería. Y no hubo nadie que haya reconocido ese cuerpo. No lo identificaron, los documentos los tenemos nosotros”, criticaron atónitos los familiares de Secundina.

Pérez murió el lunes en la clínica, que atiende a jubilados del PAMI, luego de haber sido internada por un fuerte dolor abdominal. La mujer era diabética y sufrió presuntamente “un paro cardiorrespiratorio después de que le aplicaran dos inyecciones”.


Redacción de Perfil.com