SOCIEDAD

Se refugian en los rezos y retiros espirituales

La semana pasada, PERFIL habló con otro familiar directo: Ramiro Aduriz, el tío de Angeles y una de las personas que encabezaron la búsqueda de la chica cuando estaba desaparecida. Aduriz fue el único que se refirió a la postura que tomó la familia desde la detención del portero. “La oración es lo que nos da fuerza a todos. Nosotros rezamos todos los días y hacemos retiros espirituales. Somos personas muy creyentes”, contó.

Ramiro es el hermano de María Elena, la mamá de Angeles, y empleador de ella y su hijo Juan Cruz en M & A Fumigaciones, una empresa que funciona en San Isidro. Aduriz estuvo con ellos desde el minuto cero. La noche de la desaparición recorrió el barrio y hasta buscó alguna pista de la chica en el Hospital Fernández.

Sobre el avance de la causa y el procesamiento contra Jorge Mangeri, dijo que no cree “en la justicia de los hombres”. “Creo en la justicia divina. En esta vida estamos de paso pero Dios ya se encargará de todo esto. A mí no me importa saber si fue éste o el otro porque el dolor no lo saca nadie, a mi sobrina nadie la devuelve”, enfatizó.



Redacción de Perfil.com