SOCIEDAD PLACER 2.0.

‘Sex apps’: las aplicaciones para medir y mejorar el sexo

Se bajan en el celular y califican el nivel de “experiencia sexual” a partir de variables. También ofrecen convertir el móvil en vibrador o jugar a la ruleta del Kamasutra.

Foto:GET

Con la aparición del videocasete ganó popularidad la reproducción de películas eróticas; luego la cámara de fotos digital favoreció el registro de la intimidad de los encuentros amorosos y el primer motor de tráfico de las páginas de internet fue la pornografía. En la actualidad, la tecnología y el sexo siguen directamente vinculados y hoy lo nuevo son las aplicaciones para smartphones que permiten cuantificar, mejorar y renovar el rendimiento debajo de las sábanas.

“La sexualidad es central en nuestra vida y las redes sociales y las aplicaciones antropométricas se van uniendo cada vez a nuestros hábitos. Hoy todo se mide y se arma un registro de datos que se puede comparar con otras personas, como una tabla de posiciones”, explica Mariano Feuer, director creativo de @EsViral y docente universitario en Nuevas Tecnologías.

Este tipo de “sex apps”  forma parte del fenómeno de la cuantificación, quantified self, en inglés, que propone medir todo: desde cuántos pasos realizamos en un día, cuántas horas dormimos por noche hasta cuán felices somos.

“Estamos procesando datos como nunca antes, de manera simple y fácil. Algunos lo hacen por la obsesión de controlarse y otros lo toman como un juego. Todo depende de cómo se lea esta información. Hay proyectos interesantes donde los registros pueden colaborar en el mejoramiento de la vida de las personas al analizar cómo viven, y qué hacen, incluso en temas sexuales”, afirma Feuer.

Entre las aplicaciones disponibles, SexTracker mide el nivel de “experiencia” sexual basado en métricas. Analiza el volumen de los gemidos, los rebotes promedio por minuto y la duración del encuentro. También guarda un registro de cada cita con fecha y hora y las estadísticas del desempeño. Rastrea mi Vida Sexual es otra app que traslada a gráficos el nivel de caricias, sexo oral y cambio de posiciones.

Sobre esto la psicoanalista Mónica Cruppi sostiene que “a la hora de hacer el amor, todas las variantes son posibles, el menú es amplio y depende de cada pareja. El tantra, slow sex y las sex app son opciones para elegir. La innovación en la sexualidad tiene la misma finalidad, generar erotismo y de alguna manera encontrar el medio que revitalice esa acción”, asegura.

Otra de las disponibles para descargar es la iKamasutra, pensada para los que quieren renovar la acción con su pareja. Describe con imágenes y explicaciones simples las 110 posiciones más populares del antiguo texto hindú y además hay una versión de ruleta Kamasutra, donde el azar dispondrá de la pose. “Pasé una noche inolvidable, la recomiendo. Muy entretenida, le doy cinco estrellas”, califica Magaly M., una usuaria que la descargó.

Tanto en la tienda de Android como en el Apple Store existen múltiples opciones de programas para celulares, gratuitos y pagos, destinados a la intimidad. Los más osados pueden convertir el móvil en un juguete erótico. Sexy Vibes permite que el celular se convierta en un vibrador. Ofrece distintas velocidades y modos de movimiento.  Feuer asume que “podemos horrorizarnos o ver las app como las nuevas reglas en las relaciones sociales, que en sí son las mismas de siempre” .

El psicoanalista Enrique Novelli, autor de Enigmas de la sexualidad, cuestiona los posibles efectos de medir el rendimiento en la cama: “Cuantificar los encuentros amorosos puede provocar insatisfacción. Por querer cumplir con modelos ideales se provoca la pérdida de subjetividad, porque comparamos nuestras citas con tablas impuestas o con datos de otros. En cambio la posibilidad de usar el celular como parte de una fantasía sirve para vincular a las personas con lo erótico desde la tecnología”, finaliza.



Gisela Nicosia