SOCIEDAD PREDIOS

“Si no nos cumplen, volvemos a la calle”, dicen los manteros de Once

A tres meses del desalojo, los 960 manteros censados están terminando la capacitación y, mientras esperan los puestos para trabajar, hacen ‘changas’. Otros 200 reclaman un espacio.

Antes y ahora. El primer predio, que ya estaba listo, fue traspasado a la Policía de la Ciudad. Los manteros irán a 100 metros de allí.
Antes y ahora. El primer predio, que ya estaba listo, fue traspasado a la Policía de la Ciudad. Los manteros irán a 100 metros de allí. Foto:MARCELO ABALLAY

A tres meses del desalojo de los manteros de la zona de Plaza Once, esta semana recrudeció una polémica entre las organizaciones que pretenden controlar la venta en la vía pública de esa zona. Si bien por el momento existe una tensa calma, las agrupaciones –enfrentadas entre sí– coinciden en señalar que si el Ejecutivo porteño no cumple con algunos de los puntos acordados, como los tiempos de apertura de los predios donde los instalarán –prometidos para fines de este mes–, o si aparece algún mantero vendiendo mercaderías de dudosa procedencia en la zona, volverían a tomar la calle.

Por un lado, los Manteros Originales del Once, encabezados por Rodrigo ‘el Chipi’ Valdez –700 de los cuales ya egresaron de los cursos de capacitación que el GCBA y CAME ofrecieron durante febrero y marzo, y 200 más que terminarán a mediados de este mes–, cobraron los $ 12 mil de subsidio, que este mes ya no percibirán, y están anotados como monotributistas. Por otro, los Vendedores Libres, dirigidos por Omar Guaraz, que asegura haber quedado “fuera del acuerdo” y reclama espacios para sus seguidores.

“La discusión con el Gobierno no se termina cuando ingresemos a los predios. Si ellos no cumplen con lo pactado, como por ejemplo la visibilidad y promoción de los lugares o terminar a tiempo con las obras, no tenemos problema en volver a la calle”, aseguró el Chipi Valdez. Si bien por el momento asegura “tener paciencia” y “ver cómo se desarrollan las cosas”, no duda en volver “a tirar una manta en la calle, el mejor lugar para vender”, según dice. 

Desde ese tiempo y hasta que ingrese a los predios, hace changas y trabaja de remisero en la zona de Moreno. “Le pedí el auto a mi vieja y recorro la zona de la estación buscando pasajeros. Los demás manteros también hacen changas mientras esperan ir a los predios”, afirmó Valdez.

Guaraz, por su parte, reclama que sus agremiados “sean censados e ingresen a los predios asignados”. A principios de marzo pretendió instalar una carpa en la Plaza Once. “La calle es el lugar natural de los vendedores ambulantes. No vamos dejar de reclamar para volver a instalarnos en la vía pública”, aseguró el líder de la agrupación que nuclea a unos 200 manteros.

Dónde irán.
Respecto de los predios elegidos por la Ciudad a la hora de relocalizar a los manteros se produjo un cambio. En un primer momento había sido elegido un predio en Perón y Ecuador, donde se había ubicado a ochenta manteros de la calle Avellaneda, que iba a albergar a 300 manteros de Once. Para tal fin, ya se habían colocado puestos nuevos y toldos en la parte exterior del recinto. Pero desde hace unos días, según pudo saber PERFIL, ese predio pasó a manos de la Policía porteña.

Ahora, según fuentes del Gobierno, se instalarán en una ex Saladita a unos 100 metros de allí, que se encuentra en Perón y Boulogne Sur Mer. “El cambio lo gestionamos nosotros. Fuimos a presionar para cambiar de predio”, aseguró Valdez en su charla con PERFIL.

El otro predio, que debería estar listo a fin de mes, está en la calle La Rioja, entre Rivadavia e Hipólito Irigoyen, donde antes funcionaba una terminal de micros de larga distancia. Desde el gobierno porteño confirman que están trabajando en las obras. “Esperemos que lleguen a término”, especuló Valdez.