SOCIEDAD BICICLETAS SIN CONTROL

Siete de cada diez ciclistas no respetan los semáforos en rojo

Según un informe de Luchemos por la Vida, el 92% tampoco le otorga prioridad al peatón y el 82% no usa casco. La falta de control del Gobierno.

PERFIL COMPLETO

Buenos Aires es lo que el marketing político denomina una “Ciudad amistosa con las bicicletas”, igual que Amsterdam, (Holanda), Berlín (Alemania) o Copenhague (Dinamarca). Sin embargo, la catalogación va de la mano de estadísticas  preocupantes y que tienen que ver con la escasa o nula conciencia vial de los porteños y la falta de controles por parte del Estado. Según un informe de la ONG Luchemos por la Vida, durante los dos primeros meses del año y sobre la base de 1.564 bicicletas observadas en días hábiles, el 71% de los ciclistas cruza semáforos en rojo, el 92% no respeta la prioridad de los peatones y el 19% circula en contramano.

Las cifras se agravan si se tiene en cuenta el poco cuidado de los ciclistas ante la posibilidad sufrir accidentes en la calle: el 82% no usa casco protector, el 87% circula sin luces ni elementos reflectantes y el 98% no señaliza sus maniobras con los brazos. Pese a las estadísticas, el número de ciclistas muertos en siniestros viales representa el 8% del total de las víctimas. Durante 2012 hubo un total de 7.485 fallecidos en accidentes; 598 de ellos viajaban en bicicleta.

“La mayoría de los ciclistas circula sin respetar las normas básicas del tránsito. Se fomenta el uso de la bicicleta de forma indiscriminada; el gobierno porteño hace campaña política con su uso pero no ofrece seguridad para ciclistas ni peatones, y tampoco controla. Es decir, hay falta de educación vial, falta de control y falta de infraestructura para que andar en bicicleta sea algo seguro. Es una mala imitación de otras ciudades”, indicó el presidente de Luchemos por la Vida, Alberto Silveyra.

El gobierno porteño implementó medidas de difusión y concientización, como el manual del ciclista –se puede descargar de la web oficial del GCBA– y los talleres que se realizan en las escuelas públicas.

Desde la ONG Aprevi (Asociación de Prevención de Accidentes Viales), por ejemplo, entienden como una actitud “irresponsable, peligrosa y negligente” no obligar a los usuarios del sistema de bicicletas públicas a utilizar casco.

Multas cero. El legislador Claudio Palmeyro (bloque Sindical Peronista) presentó en marzo pasado un pedido de informe sobre la cantidad de infracciones labradas a ciclistas en 2012. La respuesta fue que ese año no se labraron actas. “Durante 2012 se han efectuado 1.262 actas de comprobación de infracciones relacionadas a carriles o vías prohibidas. No obstante, no se realizan actas de comprobación a los ciclistas atento a que las bicicletas no se encuentran patentadas. Los agentes de tránsito tienen impartidas instrucciones para llevar a cabo tareas preventivas en la vía pública en forma permanente, advirtiendo a aquellos sobre cualquier circunstancia peligrosa que genera en la vía pública, como por ejemplo la necesidad del uso del casco. En las situaciones en las que los ciclistas pueden circular de manera riesgosa se indica a través de silbato y señales manuales”, informó, en el documento, Carlos Pérez, director general del Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito y el Transporte de la Ciudad.

“El Gobierno implementó una política de bicicleta que incorpora a un nuevo actor al tránsito que, junto al peatón, es el más débil en la cadena del transporte. Y el comportamiento de los ciclistas en la vía pública no es el más adecuado, entonces se está generando un actor de riesgo que no se lo está cuidando, por un lado al no controlarlo y tampoco al no tomar medidas que minimicen esos riesgos”, aseguró Palmeyro a PERFIL.

Desde el Parlamento porteño se comenzará a trabajar para endurecer los controles, tal vez, tomando como ejemplo lo que sucede en algunas ciudades de España, como Valencia o Gijón, donde implementaron multas de hasta 300 euros contra ciclistas que rompían normas de tránsito.



Patricio Tesei