SOCIEDAD AMBIENTADA EN LA ERA REAGAN


Stranger Things, la serie con guiños a la infancia de los '80 que causa furor

La producción de Netflix del momento tiene todos los condimentos para ser un éxito, pero ¿a qué se debe?. Cómo juega la memoria episódica del espectador adulto.

Stranger Things, la serie de Netflix cuenta con 8 capítulos en su temporada 1.
Stranger Things, la serie de Netflix cuenta con 8 capítulos en su temporada 1.
Foto:Cedoc
Un compañero de trabajo llega con las ojeras que podrían haber sido testigos de un after office extendido a mitad de semana. Lejos de eso, su estado de pocas horas de sueño -que más tarde repara un café cargado- se debe a algo que no incluye el factor etílico: una mini-maratón de cuatro capítulos de la serie Stranger Things.

Cuenta con claras referencias -a modo de homenaje- a películas y producciones clásicas de los años '80 (E.T., Stand By Me, Los Goonies y Cuentos Asombrosos, entre otros) y es un logrado tributo al trabajo de Steven Spielberg, Stephen King, George Lucas, Jim Henson y otros grandes del rubro. Tiene una ambientación y una música que acompaña y atrapa al espectador. Si no la ves, dicen sus fans, te perdés una experiencia maravillosa. Estos son sólo algunos de los argumentos que suelen dar quienes quedaron fascinados con la serie. Todo invita entonces a decidirse y acomodarse en el sillón para verla. 

Tal es la manía que generó que la propia Netflix -compañía que la produjo y comercializa -vaticinó que se convertirá en 'la nueva Harry Potter' en relación al éxito que todo parece indicar, tendrán las próximas temporadas. Una historia de ciencia ficción y misterio donde los protagonistas son niños y los valores de la amistad y complicidad a una temprana edad supera cualquier dificultad y se encuentra por encima de todo (no sin pasar por tramos de rivalidad, celos y el descubrimiento del primer amor). Momento de la inocencia pero también del descubrimiento de un mundo de adultos. Regla básica y general: “A los amigos no se les miente”, de allí en adelante, comienza la aventura.

¿Qué es lo que provoca tanta atención en Stranger Things, específicamente en el target millenial, el público de veintipico para arriba y cuarenti pocos para abajo? ¿Cómo actúa la memoria que relaciona casi instantáneamente los films mencionados que marcaron a más de una generación con un logrado producto (de ocho capítulos) del nuevo milenio?  

“La serie tiene un montón de guiños y los personajes se parecen a películas y series de los '80. Lo que me pasó cuando la vi fue que, no es que conscientemente todo el tiempo decía ‘ah esto es de tal serie o tal película’, sino que me queda una sensación nostálgica porque apela a algo que está ahí almacenado”, explica el doctor en Neurociencias Pedro Bekinschtein,

Lo que sucede con la memoria es que "por ejemplo uno ve una película y tiene una experiencia X cuando es chico; esa experiencia es única e irrepetible porque por más que uno vuelva a ver el mismo film, va a ser en otro lado y con otra gente; esa memoria se conoce como episódica (la memoria de los episodios de tu vida) y lo que se sabe es que en principio tiene que ver con una estructura del cerebro que se llama hipocampo”, relata el biólogo.


“Se piensa que estas memorias se almacenan primero en el hipocampo pero a medida que va pasando el tiempo se va transfiriendo esa información a regiones de la corteza cerebral, pero esa transferencia no es exacta, no es que se transfiere la memoria de esa experiencia única sino que a medida que pasa el tiempo los recuerdos van perdiendo detalles y se van haciendo más semánticos.Uno pasa de recordar la experiencia de dónde, cuándo y qué pasó a solo saber qué las cosas son así. Se trata entonces de dos memorias distintas: una es más episódica y la otra más del tipo de conocimiento(‘yo sé tal cosa’)”, sentencia Bekinschtein.


Experiencia propia. “Lo que me pasó con Stranger... es esta idea de que te hace recuperar esa memoria del significado que tiene eso en tu vida, eso de saber que tal cosa era así. Esto te da la sensación de que te resulta familiar lo que estás viendo aunque sea algo nuevo, porque tiene un montón de detalles que hacen que sea así. La serie logra entonces llevarte a un momento de cierta familiaridad con una época de tu vida, un conocimiento más semántico de esas experiencias”, prosigue Bekinschtein.

“Cómo son experiencias de la infancia, esto está asociado a un montón de otras experiencias dado que la memoria uno no la tienen aislada, no tiene un recuerdo acá y otro allá, sino que se empieza a acordar de una cosa y de repente de otra y de otra, porque están asociados entre sí”, añade. “Entonces, esa idea de familiaridad está conectada a otras experiencias que uno vivió en esa época, en este caso, los ‘80. Más allá de las películas de Spielberg o de las series, empezás a recordar que en esa época jugabas al fútbol con tus amigos o andabas en bicicleta con ellos. Se trata de un conjunto de experiencias asociadas que obviamente tienen una carga emocional importante porque pueden ser que uno la haya pasado bien o no tanto”, relata el investigador de los mecanismos moleculares de la memoria. 

Para poder entender un poco el éxito y furor que despierta Stranger Things, se puede resumir como un "combo", dado que "ponen algo familiar que te retrotrae a cierta época, entonces tenés una familiaridad con la serie más las experiencias que vos viviste en esa época”, indica. Al mismo tiempo remarca que "en general la nostalgia funciona sobre todo con ciertas generaciones". 

“Para mi fue impresionante verla porque crecí en los ‘80 y tenía toda esa cosa que te llevaba a experiencias de esa época. Cuanto mejor recreado sea algo más de esa sensación de familiaridad te va a producir y más experiencia vas a poder asociar con mirar esa serie o esa película. No es lo mismo para mi con 40 años ver un film ambientado en los ‘70 que en los ‘80”, porque “los ‘70 no me dicen mucho ya que era muy chico y no recuerdo nada”, opina. 

En este caso, esta producción “tenía ese componente que es Spielberg y son estos nenes que están caracterizados como aquellos que actuaban en esas películas, además de poseer muchas cosas ocultas y eso es lo que la hace interesante. No es completamente explícito, son detalles que tienen los personajes o las escenas que no son calcados de las películas de los 80 pero hace que te resulte familiar. Está muy bien logrado eso de que genere cierta familiaridad sin decirte esto es una copia, porque si fuera una copia ahí pierde un poco porque para eso ves la original. Está bien hecha la idea de poner ciertos detalles que lo que hagan es activar ciertos recuerdos tuyos que traigan la parte más emocional, además de la parte emocional que trae de por sí la serie”, concluye.

Recuerdo retro. En el último capítulo de la serie Los Años Maravillosos, el recordado personaje de Kevin Arnold -ya adulto- concluye que “los recuerdos de la niñez permanecen con uno todo el camino”. Al parecer, y al tener en cuenta lo mencionado sobre la memoria episódica, el muchacho estaba en lo cierto.