SOCIEDAD


Suspenden el paro en la línea B y se reunirán por futuras huelgas

Habrá una asamblea entre Metrovías y los metrodelegados para resolver si habrá medidas de fuerza. El reclamo. 


Foto:Cedoc

El paro previsto de la línea B del subte para mañana fue postergado y el servicio funcionará con normalidad, aunque la situación no está resuelta hasta que la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) acuerde su situación con la concesionaria Metrovías. Si no hay acuerdo, podrían anunciar un paro el miércoles.

El gremialista Claudio Dellecarbonara confirmó a Infobae que el paro de mañana fue suspendido por un día, "como gesto de buena voluntad para las usuarios". "Vamos a hacer un último intento, entendiendo que son trabajadores como nosotros", precisó. El secretario general de la AGTSyP, Roberto Pianelli, indicó a Clarín: "Vamos a una reunión al mediodía, y de no haber una solución a la tarde anunciaremos las medidas, que muy probablemente sea un paro en la B. Tenemos unos 80 compañeros, todos de esa línea,a los que les descontaron días de sueldo erróneamente".

En Metrovías negaron que hubiera errores y explicaron que los descuentos fueron para sancionar "el incumplimiento reiterado de sus obligaciones laborales, como lo es la negativa a completar el cronograma de servicio asignado".

"Vemos con mucha preocupación la actitud antiobrera de Metrovías y SBASE, que al mismo tiempo que atenta contra los derechos más elementales de los trabajadores, se preparan para descargar sobre los bolsillos de los usuarios un nuevo tarifazo que llevaría la tarifa a $7.50, cuestión que hará prohibitivo el viaje cotidiano para cientos de miles de pasajeros", indicaron en un comunicado.

Dellecarbonara dijo que si no hay avances en las negociaciones el miércoles se concretará el paro en la línea B. Y dijo que la medida se inscribe en un plan de lucha general, que contempla la paralización de la línea D para el jueves y la C para el viernes.

A la línea B la usan más de 300.000 pasajeros diarios. Sus principales delegados sindicales se referencian en la izquierda combativa, mientras que las autoridades de la AGTSyP están vinculados con el kirchnerismo. Esta tensión interna también condiciona las negociaciones con Metrovías y el Gobierno porteño.



Redacción de Perfil.com