SOCIEDAD LA CONTACTO POR FACEBOOK

Tiene 21, salió con una nena de 13 y la familia lo torturó

Agencias
Un hombre y sus tres hijos fueron detenidos ayer por haber atado, torturado y golpeado con una maza a un joven de 21 años. El episodio ocurrió el 20 de junio pasado, en la ciudad de Bahía Blanca, al sur de la provincia de Buenos Aires. ¿El motivo? La víctima, Eric Bustamante Beltrán, había conocido por Facebook a la hija y hermana de los atacantes, una chica de 13 años.
Según la investigación, los detenidos, Alberto José Mario Méndez Neira (45) y sus hijos Juan José (24), Nicolás Alberto (25) y Sergio Angel (21) descubrieron el romance y decidieron terminarlo de la peor manera. Al ver que un muchacho de esa edad contactaba a su hija menor por la red social, Méndez Neira fingió ser ella y lo invitó por un mensaje de texto a ir a su casa.
Bustamante Beltrán, sin sospechar, concurrió a la casa de la chica, donde fue recibido en un patio por el padre de ella y sus hijos, detallaron fuentes policiales.
Según la denuncia que radicó luego el joven, los tres hombres lo obligaron a sentarse en una reposera, lo maniataron, le colocaron una bolsa de nailon en la cabeza y comenzaron a golpearlo. Durante el ataque, lo interrogaron sobre cómo había conocido a la menor.
Bustamante Beltrán detalló que recibió puñetazos en el rostro y que los agresores, con una maza, lo golpearon en las manos.
Tras las torturas, que duraron unos cuarenta minutos, el padre y sus hijos obligaron al chico a subirse a un automóvil y a unas 15 cuadras lo abandonaron herido en la vía pública.
El muchacho fue asistido por personal médico, que constató que tenía quebrado uno de los dedos de una mano y, tras recibir las curaciones en un centro asistencial, fue dado de alta.
“Con la cara con la que me miraban, pensé: ‘Acá me van a hacer algo’”, habría relatado el joven a la policía, según publicó el sitio La Nueva de Bahía Blanca.
La víctima, quien admitió que había visto a la chica tres veces, contó: “Me ataron a una reposera, me preguntaron cómo la conocí y, como yo no les respondí, me empezaron a pegar”.
El comisario de la Seccional Segunda, Alejandro Barreto, indicó que le pidieron la cuenta y contraseña de Facebook y que le sacaron la tarjeta de memoria del teléfono celular. Luego, al advertir que los gritos del muchacho podrían escucharse, lo llevaron a un quincho.
“Ahí se tranquilizaron un poco”, explicó el joven. “Pero después el padre me agarró del pelo y me empezó a insultar. Lo sacaron y me dio una patada en la cara. Me dijeron que si hacía la denuncia iban a ir por mi hermanito menor. Después prepararon un cable con dos clavos; no sé qué iban a hacer. Son enfermos. Temí por mi vida y pensé en mi familia”.  
Según fuentes judiciales, los cuatro aprehendidos quedaron a disposición del fiscal Gustavo Zorzano, imputados de “tortura, lesiones graves y robo”

Redacción de Perfil.com