SOCIEDAD PUEDEN ALCANZAR CIFRAS MILLONARIAS

Tras el fallo, ahora comienza la etapa de las demandas civiles al Estado nacional

PERFIL COMPLETO

El próximo 30 de marzo se leerán los fundamentos de la sentencia del juicio de Once, que supuso la condena de 21 personas, entre ellas funcionarios, empresarios y el maquinista. Pero el proceso será largo ya que allí se abre otra etapa: cada una de las partes podrá apelar, y entonces será el turno de Casación de resolver si confirma o rechaza cada apelación. Luego queda el recurso de acudir a la Corte Suprema.
Lo que también se abre ahora, además de la continuación del proceso penal, es la parte civil: las demandas que tanto los familiares de las víctimas como los sobrevivientes tienen derecho a hacer, y por las cuales el Estado nacional deberá asumir en algunos años costos millonarios para el pago de las mismas; ya que ni Ricardo Jaime ni Juan Pablo Schiavi, los dos ex secretarios de Transporte nacional condenados, ni los gerentes de TBA, cuentan con los patrimonios para absorber dichas demandas, y la empresa TBA, de los hermanos Cirigliano, se declaró en quiebra.
Desde la querella de Gregorio Dalbón, las acciones civiles ya se iniciaron hace un año y medio con un pedido de $ 1.200 millones para el resarcimiento de 366 personas, entre sobrevivientes del accidente y la familia de una víctima.
“Nos basamos en el daño moral de cada víctima y en los gastos futuros que va a tener cada una por daño moral, físico y psicológico”, explica el abogado, que apunta también al gremio La Fraternidad, al que pertenece el maquinista Marcos Córdoba, al que el TOC Nº 2 impuso una pena de tres años y seis meses.

J.H.