SOCIEDAD CONTROL O PARANOIA

Tras la explosión aumentaron las consultas a gasistas y empresas

Los reclamos crecieron considerablemente. La mayoría son de particulares que sienten olor a gas en sus casas o detectan pérdidas.

PERFIL COMPLETO

La explosión en Rosario generó un estado de paranoia y una batería de consultas de vecinos. En este sentido, fuentes del mercado aseguraron a PERFIL que, como suele suceder ante hechos de estas características, crecieron los llamados a emergencias de Metrogas, empresa encargada de distribuir gas en la ciudad de Buenos Aires. En muchos casos se trata de personas que sienten olor a gas en sus domicilios o encuentran desperfectos técnicos en sus estufas o calefones.
Ante estas situaciones, Metrogas debe acudir al domicilio y verificar la instalación de gas, y en caso de que la situación sea peligrosa, se corta el gas hasta que pueda solucionarse la falla. De igual manera, fuentes de Gas Natural Fenosa, una empresa distribuidora de gas en la Provincia de Buenos Aires, aseguran que es “impresionante la cantidad de llamados que recibimos después de lo de Rosario”. El Enargas, Ente Nacional Regulador del Gas, es la entidad que ordena a todas las empresas que prestan el servicio de gas en el país. Según fuentes consultadas por PERFIL, por el momento no hay un registro de cuántos llamados hubo a emergencias de las empresas distribuidoras a partir del accidente.
Alejandro Fato, administrador de un edificio ubicado en el barrio porteño de Coghlan, asegura que de los 32 departamentos cinco se comunicaron para manifestar su preocupación y averiguar cuándo había sido el último control que se le había realizado a la instalación de gas del edificio. En este sentido, el gasista Julio Calvo (matrícula Nº 11914) asegura que su trabajo se incrementó en estos últimos días. “La gente quiere estar segura”, dice Calvo, y cuenta que lo llamaron de un edificio adonde ya había ido a verificar las instalaciones otro gasista. Para evitar accidentes, Calvo explica que “es importante que las personas hagan los controles una vez por año”. “Lo que se busca verificar son las instalaciones internas, la hermeticidad de las cañerías y que los artefactos de gas de los departamentos funcionen correctamente”, destaca. Los especialistas aconsejan comprobar que la llama de los artefactos sea de color azul. En caso de tener tintes amarillos, comunicarse con un gasista matriculado.
La arquitecta Paula Marcello, a cargo de dos edificios en Villa Urquiza, asegura que en los nuevos emprendimientos inmobiliarios se evitan las instalaciones de gas y se las reemplaza por eléctricas. Marcello explica que este cambio se debe a que las primeras son más costosas y más peligrosas. “En muchos casos, los nuevos edificios no cuentan con un encargado que pueda verificar el correcto funcionamiento de las instalaciones de gas, y si no se hace este control puede ser peligroso, por eso se está optando por las instalaciones eléctricas”, asegura la arquitecta.



Danila Saiegh