SOCIEDAD DE CHUBUT A CORONDA

Trasladan en secreto a un capo narco de Los Monos y lo vigilan con cámaras las 24 horas

“Guille” Cantero había sido enviado a una cárcel de Rawson. Esta semana volvió a un penal de Santa Fe. Refaccionaron un pabellón y extremaron las medidas de seguridad.

Nuevo destino. Coronda alberga a más de mil detenidos. Cantero está allí desde el lunes pasado.
Nuevo destino. Coronda alberga a más de mil detenidos. Cantero está allí desde el lunes pasado. Foto:Diario La Capital de Rosario
Después de diez meses, Ariel “Guille” Cantero volvió a un penal de Santa Fe. El traslado del capo narco fue autorizado para que pudiera estar cerca de su familia y para ejercer “un apropiado” derecho a la defensa. Lo alojaron en la cárcel de Coronda, en un sector reacondicionado para él, que cuenta con cámaras de seguridad e inhibidores de celulares, y es vigilado por un cuerpo de seguridad especial. El “operativo retorno” fue realizado en “estricto secreto” para evitar una emboscada en la ruta que le permitiera fugarse.
Cantero está acusado de liderar, junto a sus hermanos, la banda narcocriminal Los Monos y fue trasladado a 1.440 kilómetros de Rosario el 22 de enero pasado, ya que el Servicio Penitenciario (SP) provincial había denunciado que en los alrededores del penal rosarino de Piñero (donde entonces estaba detenido) sobrevolaban drones y dos personas dispararon contra los penitenciarios en el marco de un supuesto plan de fuga de “Guille”, por lo que se solicitó su traslado a un penal federal. En la cárcel de Ezeiza estuvo sólo 48 horas y luego fue derivado a la Unidad 6 de Rawson, Chubut.

Desde entonces, los abogados de Cantero solicitaron que regresara a Santa Fe para estar cerca de su familia y para trabajar en la estrategia de la defensa. En agosto, el juez provincial Edgardo Fertitta le denegó el traslado “porque el SP informó que no tenía un lugar apropiado para alojarlo”. Pero, al mismo tiempo, solicitó que “se adecue un pabellón para poder recibirlo” y que sea “acorde a la peligrosidad e importancia”. Ante el fallo adverso, alguien llamó desde el penal de Rawson y amenazó de muerte al magistrado. Todo indicaría que fue Cantero. De hecho, se le inició una causa.

Después de dos meses, el SP informó que había acondicionado un lugar. El traslado se concretó el lunes pasado en “un extremo hermetismo”, para evitar una fuga.
Según pudo saber PERFIL, las principales modificaciones se realizaron en el pabellón 6, el cual se dividió a la mitad con una pared. Así quedaron seis celdas para un lado y la misma cantidad para el otro. En uno de esos sectores ubicaron a Cantero y Emanuel Chamorro, otro miembro de la banda. Además, se construyó un paredón externo en el perímetro del pabellón para evitar que se arrojen cosas desde afuera y arriba se colocó un alambrado.

Ambos son filmados con cámaras de seguridad que se colocaron tanto en el interior del pabellón como en el exterior y que están conectadas con la central de monitoreo del penal. El sector no cuenta con teléfono público y se instalaron inhibidores de celulares. Los internos son vigilados constantemente por miembros del Grupo de Operaciones Especiales Penitenciarias.

Contrapuestas. “Será por unos días, mientras dure un oficio, y luego volverá a una cárcel federal”, dijo el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, pero el abogado defensor de Cantero, Fausto Yrure, arremetió: “Es inexplicable que la provincia no quiera hacerse cargo de las personas que tiene detenidas”.

En la resolución judicial no se habla de un tiempo limitado. “El tiempo determinado lo establecen la Instrucción Suplementaria y el juicio. Luego de la sentencia, y si se los encuentra culpables, serán trasladados adonde ordene el tribunal de juicio”, explicaron fuentes de la causa. Se estima que el juicio empezaría en abril.
“La principal razón por la que solicitamos el traslado fue por cuestiones humanitarias. Uno de los motivos secundarios fue por un correcto derecho a la defensa. En estos diez meses sólo pude viajar una vez a Rawson para hablar con él de la causa y por teléfono era muy complicado”, le dice a PERFIL Yrure. “Ahora está a cien kilómetros de su familia y no a más de mil. Está en un pabellón que acondicionaron para él y Chamorro en el que no tienen contacto con el resto de la población carcelaria”.