SOCIEDAD ÚLTIMO ADIÓS

Llegaron a Rosario los cuerpos de los fallecidos en el atentado en Nueva York

Tras llegar al aeropuerto internacional de Ezeiza, los restos fueron trasladados hacia la ciudad santafesina.

Llegaron a Rosario los restos de los fallecidos en el atentado en NY.
Llegaron a Rosario los restos de los fallecidos en el atentado en NY. Foto:Télam

Los cadáveres de los cinco amigos rosarinos que resultaron asesinados durante un atentado perpetrado en Nueva York serán velados en esta ciudad, donde hubo en las últimas horas diversos actos para honrar a las víctimas. El presidente Mauricio Macri y el gobernador Miguel Lifschitz participarán de un homenaje en Manhattan.

Los féretros con los cuerpos de Ariel Erlij, Diego Angelini, Hernán Ferrucci, Alejandro Pagnucco y Hernán Mendoza llegaron al aeropuerto Internacional de Ezeiza y desde allí fueron trasladados hasta Rosario por tierra, con custodia de la Policía bonaerense en gran parte del tramo.

De acuerdo a lo que informaron las autoridades del Consulado de Nueva York, los sobrevivientes del ataque Juan Pablo Trevisán, Iván Brajkovic y Ariel Benvenuto también acompañarán en el avión a las familias de sus amigos fallecidos.

Los cinco amigos murieron el último martes cuando fueron atropellados por una camioneta conducida por un terrorista cuando circulaban en bicicleta por un paseo de Manhattan. El presidente Macri, acompañado por Lifschitz, y autoridades estadounidenses rendirá allí un homenaje a las víctimas en el marco de una visita oficial que los funcionarios realizan a Estados Unidos en forma paralela.

Fuentes vinculadas a las familias de las víctimas dijeron a DyN que el empresario Erlij será inhumando en un cementerio privado de la ciudad de Pérez, donde también se realizará una ceremonia religiosa, mientras los otros cuatro serán velados en una cochería céntrica. En Rosario, hubo el sábado un homenaje al grupo de amigos en la primera noche del Encuentro Nacional y Fiesta de Colectividades, el evento cultural más convocante del año.

Previo al inicio de la velada inaugural hubo un minuto de silencio sobre el parque ubicado frente al Monumento Nacional a la Bandera. La misma resolución fue adoptada en el partido que Rosario Central jugó en la Superliga argentina ante Atlético de Tucumán.