SOCIEDAD EN EL LITORAL Y NORESTE DEL PAIS

Tres muertos y veinte mil afectados por inundaciones

En Concordia, Entre Ríos, el río Uruguay alcanzó los 15 metros, y es la ciudad más complicada. Además, en Formosa, Misiones, Chaco y Corrientes sigue el alerta.

Foto:Gentileza Diario Concordia

Esta semana, el país se vio nuevamente afectado por el drama de las inundaciones: miles de familias del noreste y el litoral –sobre todo de provincias como Entre Ríos, Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones– debieron pasar la Nochebuena evacuados en casas de vecinos o en centros municipales, tras las crecidas de los ríos Uruguay, Paraguay y Paraná, que alcanzaron alturas máximas de 15 metros y arrasaron caminos, barrios y casas.
Hasta ayer, veinte mil era el número de afectados, y en varias provincias siguen el pronóstico con preocupación ya que en algunas zonas esperan lluvias hasta mañana. En Santa Fe apareció muerto Elías Falcón, el nene de 4 años que había desaparecido el martes en Villa Gobernador Gálvez. Murió ahogado por la crecida del arroyo Saladillo, cerca de la desembocadura con el Paraná. Y en la ciudad de Concordia, Entre Ríos, un hombre mayor se ahogó al caer en una boca de tormenta. La noticia se suma a la muerte de Lucas Flores, un chico de 14 años que falleció en la madrugada del jueves en Corrientes, electrocutado, cuando salió a ver las consecuencias del temporal. Mientras tanto, en la localidad santafesina de Ceres continúan con la búsqueda de Maximiliano Sosa, de tres años, desaparecido desde el lunes pasado.  
Concordia es una de las zonas más afectadas. Allí el río Uruguay superó los 15 metros, por lo que debieron evacuar a al menos diez mil personas, y no descartan que el número de afectados se duplique si el agua no baja en las próximas horas. “La altura del terraplén en la zona sur de la ciudad tiene alrededor de 17 metros, y estamos llegando a los 16. Es decir, tenemos un metro para evitar que el agua pase por arriba. Si supera ese valor, gran parte de la ciudad de Concordia se verá afectada y deberíamos evacuar a más de 20 mil personas”, sostuvo ayer el secretario de Desarrollo Humano de esa ciudad, Guillermo Echenause, que calificó el desastre climático como “el peor” en cincuenta años. De todas formas, esperaban que el agua se contuviera y la altura no superara los 16 metros.
El jueves, parte del gabinete nacional llegó hasta allí encabezado por la vicepresidenta Gabriela Michetti, y los ministros de Interior y Desarrollo Social, Rogelio Frigerio y Carolina Stanley, que viajaron para establecer las principales urgencias en la zona. Allí alertaron por la falta de fondos de ATN (aportes del Tesoro Nacional), aunque se comprometieron a generar una cuota presupuestaria extraordinaria para ayudar a los municipios más afectados.
En declaraciones a los medios, Enrique Cresto, intendente de Concordia, estimó que necesitarán entre 300 y 400 millones de pesos para reparar caminos y casas y reestructurar la defensa sur, que no podría contener una nueva inundación. Además de reubicar a familias que viven en zonas inundables, donde el agua podría volver a arrasar con todo. Concepción del Uruguay y Colón, donde declararon el estado de emergencia, son otras de las zonas afectadas.

Asistencia. Ayer el jefe de Gabinete, Marcos Peña, anunció que hoy viajará a las provincias de Chaco –donde el río Paraná superó los siete metros de altura y se debió evacuar a 1.450 familias– y Corrientes, donde hay unas 300 familias evacuadas.
Allí se encontrará con los respectivos gobernadores, Domingo Peppo y Ricardo Colombi, para recorrer las zonas afectadas y estimar los daños. En Posadas, Misiones, cerca de 180 familias de barrios vulnerables debieron ser asistidas.

 

En Navidad, la solidaridad se hizo sentir

Camiones cargados con agua potable, elementos de limpieza, leche larga vida, botas de lluvia, pañales y alimentos no perecederos partieron ayer desde la ciudad de Buenos Aires con destino a las zonas afectadas del país. Como suele suceder ante cada situación dramática, la solidaridad de los argentinos volvió a manifestarse ayer.
Convocados por organizaciones como Red Solidaria, Fundación Sí y la Cruz Roja, cientos de personas se acercaron ayer a distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires para brindar su solidaridad con los inundados del litoral del país.
Durante casi toda la tarde de ayer, en Plaza de Mayo y en el Hogar Cura Brochero de Olivos, Red Solidaria montó un operativo para recibir donaciones frente a la Catedral Metropolitana. Hoy continuarán recibiendo los víveres y elementos de asistencia desde las 10 de la mañana.
Mientras, en Palermo, la sede de la Fundación Sí también fue centro de recepción de ayuda, de donde partiría un camión con destino a Goya, Concordia y Colón.
La Cruz Roja Argentina, en tanto, habilitó una cuenta para recibir donaciones en el Banco Nación.



Josefina Hagelstrom