SOCIEDAD

Un alud provocó siete muertes en Catamarca

Las localidades de El Rodeo, Siján y Rincón, al norte de la provincia, fueron las más afectadas. Fallecieron dos menores de edad y hay al menos ocho personas desaparecidas.

Foto:Catamarca Ya

Las lluvias que debían traer alivio a las altas temperaturas, provocaron un desastre en Catamarca. Allí, siete personas fallecieron ayer como producto del fuerte temporal que se desató el jueves a la noche, mientras que, al cierre de esta edición, al menos ocho personas permanecían desaparecidas y eran buscadas por un comité de crisis provincial. “No descartamos que el número de personas desaparecidas pueda incrementarse”, sostuvo la gobernadora Lucía Corpacci en declaraciones a C5N. Además, más de doscientas personas debieron ser evacuadas.
El desastre climático se produjo en las localidades de El Rodeo, Siján y Rincón, todas situadas al norte de la capital provincial; como consecuencia del desborde del río Ambato –que bordea la zona turística de El Rodeo–, y un alud que provocó el arrastre de vehículos y casas que quedaron completamente destrozadas.

Entre las víctimas fatales se encuentran dos menores de 5 y 7 años, hermanas, que se encontraban veraneando junto a sus padres en un camping de El Rodeo.  Allí también falleció una joven de 25 años, y varias personas permanecen desaparecidas. En el lugar, había más gente de lo habitual debido a las altas temperaturas que hubo los días precedentes, y a un recital del músico Ariel Pintos que estaba convocado para el jueves a la noche, pero debió suspenderse por lluvia. En tanto, en Siján, falleció un hombre de 80 años; y en Tatón, una pequeña localidad del departamento Tinogasta, otra mujer murió alcanzada por un rayo, y cinco de sus once hijos resultaron heridos.

“Lo que ocurrió aquí es que el desborde del río por las intensas lluvias fue muy rápido, arrastró uno de los puentes de la villa e ingresó al lugar donde estaban los veraneantes”, explicó Rodrigo González, subdirector de Medios de esa provincia. Entre los desaparecidos, hay tres mujeres de apellido Castiglione y otra de apellido Díaz, informó el diario El Ancasti. Las otras personas buscadas desaparecieron en la zona de Siján, donde el alud de lodo y piedras destruyó al menos diez casas.
“Cuando comenzó la tormenta se cortó la luz y la radio no funcionaba, no sabíamos bien qué ocurría cuando escuchamos ese terrible bramido desde la montaña, y a continuación un zumbido que duró mas de una hora, que eran las enormes piedras que arrastraba la corriente” contó a la agencia Télam Gabriela Yurquina, una mujer que se encontraba allí.

Las consecuencias quedaron a la vista, en un panorama desolador: barro y piedras por todos lados, los autos chocados, las casas con techos caídos, los caminos partidos y los postes de alumbrado derrumbados. En algunas zonas el agua subió hasta diez metros de altura.
El hecho recordó el alud producido en Tartagal, provincia de Salta, en 2009, donde murieron tres personas. “La diferencia es que en Tartagal se veía barro y troncos, y acá fueron piedras”, manifestó Corpacci, quién también decretó el duelo provincial.


Josefina Hagelstrom


Temas: