SOCIEDAD OPINIÓN

Un clásico que nunca falla

Los argentinos somos fanáticos del asado, es un hecho.

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com Foto:Perfil.com

Los argentinos somos fanáticos del asado, es un hecho. Para buscar el origen de esta pasión hay que remontarse a los gauchos,  que fueron los que criaron el ganado e hicieron asado toda su vida.

Con los años se fueron desarrollando este gusto por el asado y las preferencias de los argentinos por determinados cortes. El más popular es el corte banderita; se elige la ventana del asado (la mejor parte) y se retira la falda. Otro corte emblemático es el bife ancho u ojo de bife, conocido en el interior como el entrecot.

El asado se convirtió en un ritual y los argentinos lo practican y consumen en todos lados y, al parecer, ¡también en la playa!, (esto lo desconocía por completo).  

Cada situación es distinta y según dónde se hace tiene su gusto particular. Cuando hacemos asado en casa contamos con la comodidad de estar en nuestro hogar. Otro clásico argentino es el asado de obra, realizado muchas veces con la madera del andamio y se cocina sobre material desplegado. Y finalmente llegamos al asado en la playa, para el que es necesario utilizar cortes delgados, que se hagan rápido para disfrutar en sándwiches. Aunque lo importante es tener mucho cuidado con el viento para no generar un incendio y, un detalle no menos importante, que siempre se puede llenar de arena.

Cada uno preferirá diversos cortes, lugares y compañías, pero no queda duda de que todos somos fanáticos del asado, el siempre clásico argentino que nunca falla.


*Chef y creador de La Cabrera.



Gastón Riveira