SOCIEDAD CURSA FARMACIA Y DICE SER ‘ASESOR DE CONSUMO’


Un estudiante está preso por dealer

PERFIL COMPLETO

Nicolas Olivieri es un estudiante universitario de 26 años que fue detenido el sábado 21 de mayo pasado. Lo apresaron en el barrio porteño de Las Cañitas, en la puerta de un conocido bar. Lo acusan de comercializar drogas de diseño y desde entonces permanece alojado en el Complejo Penitenciario de Ezeiza.
Su caso es particular. Hijo de un ingeniero y estudiante de la carrera de Farmacia en la Universidad de Buenos Aires (UBA), se presentó ante el juez federal Luis Osvaldo Rodríguez como “asesor de consumo” y no como presunto narcotraficante.
Olivieri proviene de un estrato social diferente a la media de los narcos que comercializan cocaína o marihuana. Cuando fue detenido llevaba cincuenta pastillas de éxtasis (MDMA) y un frasco de ácido sulfúrico. Pese a ello manifestó que eran para consumo personal. Además, adujo que no estaba vendiendo en la zona sino que había sido convocado por un conocido suyo y habitúe de las fiestas electrónicas porque le debía tres mil pesos, y lo había llamado para “saldar la deuda por medio de pastillas”.  
Olivieri se definió como un apasionado de las sustancias psicodélicas y explicó que muchos conocidos lo contactan para asesorarse “sobre sustancias estupefacientes debido a sus conocimientos en farmacia y con el fin de lograr un consumo seguro”.
Sin embargo, el juez que interviene en la causa señaló que ese supuesto “sistema de control de consumo responsable nunca fue puesto en práctica”.
Al contrario. Nos encontramos en presencia de una persona que presenta un importante grado de adicción a los estupefacientes, lo cual lo transforma en un vendedor-consumidor”, agregó el magistrado.
Para el juez Rodríguez, Olivieri “integraba una red de comercialización de estupefacientes”. Por eso resolvió procesarlo por infracción a la Ley 23.737 en su modalidad de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización y dispuso su alojamiento en una institución que cuenta con los medios necesarios a fin de tratar la afección que impacta directamente en su salud. Además, le trabó un embargo de 100 mil pesos.

L.N.