SOCIEDAD ACUSADA DE INTIMIDACION PUBLICA

Un juez ordenó retención domiciliaria a una alumna por falsa amenaza de bomba

La chica tiene 16 años y concurre a un colegio privado de Santa Fe. Durante 48 horas no pudo salir de su casa. Ya declaró ante la Justicia y su celular está siendo peritado.

Escuela. Nuestra Señora de Guadalupe, en Santa Fe, es un colegio privado solo de mujeres.
Escuela. Nuestra Señora de Guadalupe, en Santa Fe, es un colegio privado solo de mujeres. Foto:Cedoc Perfil

Eran las 11.30 de la mañana del martes pasado, cuando un llamado al 911 alertó a las autoridades sobre una amenaza de bomba en la escuela privada Nuestra Señora de Guadalupe, ubicada en la calle 9 de julio al 2500, de la ciudad de Santa Fe. Pero luego de la evacuación de las 450 alumnas, que asisten a los niveles primario y secundario, la Policía determinó que se trataba de una falsa alarma. Los efectivos secuestraron el celular de dónde habría salido la llamada e identificaron a una estudiante de cuarto año, como presunta responsable del llamado. 

Ese mismo día, hubo otras tres falsas alertas de bomba en colegios privados de la provincia, pero en este caso, lo que parecía una broma más, terminó en un proceso judicial. Y por indicación del Juzgado de Menores, la adolescente de 16 años dueña del teléfono debió permanecer 48 horas con “retención domiciliaria”, sin permiso para salir de su casa, hasta ser indagada. 

Fuentes del juzgado afirman que este tipo de medidas suelen utilizarse en “casos más graves”, pero que se usó el recurso porque “es la primera vez que la llamada se da desde adentro de la escuela”. 

El delito por el que se la acusa es intimidación pública y es excarcelable. La causa está a cargo del juez de Primera Instancia de Distrito de Menores de Santa Fe, Estanislao Surraco, quien el jueves al mediodía, después de la declaración de la joven, resolvió dejar sin efecto la restricción.

“La permanencia obligada en el domicilio fue la alternativa que me pareció más adecuada para la menor hasta resolver la situación”, explica Surraco a Perfil. Y aclara: “Esto no fue un arresto, tiene que quedar claro que siempre estuvo en libertad, no hubo custodia policial en la casa”. 

Según confirmó el magistrado provincial, “se atrapó a la alumna infraganti” y “hay elementos probatorios” como el celular que se secuestró y mandó a peritar. También aclaró que la menor tiene un abogado defensor y que la investigación seguirá su curso como en cualquier otro proceso. Según Surraco, las falsas amenazas de bomba en establecimientos educativos “aumentaron en el último tiempo”, en Santa Fe, y afirma que “el mes pasado hubo siete casos”. 

Problema repetido. A pesar del alza de casos en Santa Fe, esta problemática es común en otras provincias. “Si bien no vemos que  haya un aumento de llamadas falsas, sí tenemos focos en comunidades específicas, por ejemplo, en una escuela secundaria de San Martín, donde llegamos a tener 11 amenazas de bomba en 30 días”, explican fuentes desde el Ministerio de Educación bonaerense. 

En la Ciudad de Buenos Aires esta situación tuvo en alerta a las autoridades, que en 2016 iniciaron medidas como instar a la Justicia Federal a acelerar los tiempos en este tipo de causas e impulsar un mayor diálogo con las familias, ante el aumento de hechos de este tipo. 

Precisamente hay un caso de un alumno de una escuela porteña que sentó precedentes. Un joven de 16 años fue procesado y embargado por $ 70 mil, por hacer una llamada falsa de amenaza de bomba, al 911 (ver aparte).

Mientras tanto en la escuela Nuestra Señora de Guadalupe todos siguen impactados por lo sucedido. Según una fuente del establecimiento, “nunca había pasado una cosa así”. “Es un colegio chiquito, conocemos a las alumnas desde siempre. Además el comportamiento de esta chica siempre fue bueno, no tiene malos antecedentes”. Desde la institución están trabajando en conjunto entre el Ministerio de Educación provincial y la familia de la menor para manejar lo ocurrido.

En declaraciones al diario El Litoral la directora del colegio, Mónica Mokdasy, dio su versión de lo sucedido: “Nos sorprende que los alumnos no evalúen la magnitud de lo que hacen, sobre todo porque dentro de poco van a salir a la sociedad. Trabajaremos con las alumnas para repasar los errores y corregirlos, en eso la familia es fundamental. Hoy se percibe un malestar por la causa que ocasionó este hecho, incomodidad, porque saben que estas cosas no deben pasar”.

Una multa de $70 mil. En 2016, con un fallo sin precedentes, un estudiante de 16 años, fue procesado y embargado por 70 mil pesos por realizar un llamado anónimo al 911, sobre una falsa amenaza de bomba, en la Escuela Técnica Nº24, de Villa del Parque. T.M.F (se mencionan sus iniciales porque es menor de edad), pensó que era una broma más, pero su caso llegó a la Justicia. 

A raíz del incidente se inició una investigación, donde personal de la Comisaría 47a rastreó la llamada y, a partir de ahí, se citó al joven a una indagatoria. “No quise asustar a nadie, fue solo un chiste”, confesó, pero desde el juzgado fueron terminantes. 

Esa misma escuela, durante 2015, había sufrido 17 alertas falsas en épocas de exámenes. Los alumnos que pudieron ser identificados fueron expulsadas o llamados a realizar actividades curriculares. 

Los llamados cesaron cuando una notificación del Gobierno de la Ciudad, indicó que de continuar con los casos, las clases se extenderían durante las vacaciones de invierno.