SOCIEDAD

Un muerto y dos mil evacuados en Buenos Aires por las lluvias

La Matanza, Quilmes y Lomas de Zamora, las zonas más complicadas. Temor en Luján por la crecida del río. Berisso y Ensenada, bajo el agua.

Foto:Telam

La mañana del viernes se vio afectada una vez más por fuertes lluvias e inundaciones. Una mujer murió en Rafael Calzada y en 28 municipios del Conurbano y el interior bonaerense debieron evacuar a unas dos mil personas. El ministro de Desarrollo Social bonaerense, Eduardo Aparicio, informó a PERFIL que las zonas más afectadas fueron La Matanza, Quilmes y Lomas de Zamora. Y si bien por la tarde la lluvia cesó y hasta salió el sol en algunos lugares, el alerta se mantiene hasta el miércoles por posibles tormentas eléctricas. Ayer, en Tres de Febrero, cayó un rayo que no registró heridos; lo mismo ocurrió en una estación de servicio de Villa Lugano, en la Ciudad de Buenos Aires.
Además, en Rafael Calzada, una mujer de 30 años habría muerto cuando intentaba cruzar un puente y fue arrastrada por la corriente del arroyo Las Piedras, que desbordó. “La mujer fue advertida que era peligroso cruzar por ese puente por los vecinos, pero al parecer ella siguió, resbaló y fue arrastrada por el arroyo”, dijeron fuentes del municipio del partido de Almirante Brown a la gencia de noticias Télam.
En La Plata, donde el recuerdo de las trágicas inundaciones del 2 de abril sigue latente, la lluvia afectó zonas de Berisso y Ensenada, donde debieron evacuar a cien personas en el Barrio Obrero de la primera localidad. En tanto, el panorama era preocupante en el interior de la Provincia. En Luján, el río de nombre homónimo alcanzó 4,45 metros por la tarde; y si bien la Basílica y el casco histórico de la ciudad no se vieron afectados, al cierre de esta edición permanecía el alerta naranja que establecieron los Bomberos, por miedo que el río alcanzara un pico más alto durante la noche, y provoque un desborde. El nivel normal del agua es menor a los dos metros.
Allí, cuarenta personas debieron ser evacuadas. Entre los más afectados, estaban los barrios linderos al río, como San Fermín y La Loma. En tanto, la localidad de Carlos Keen, se encontraba aislada por completo, ya que el camino de acceso estaba anegado. Por otra parte, Arrecifes, San Pedro, Ramallo y San Nicolás también sufrieron las consecuencias de las precipitaciones, que venían afectando esas zonas desde el jueves. “La semana pasada en la región de Baradero y San Pedro cayeron casi 300 milímetros de agua y hubo ochenta evacuados y casi diez casas perdidas. Hoy ya se cuentan casi cincuenta casas que se perdieron por completo”, agregó Aparicio. Sólo en San Pedro ayer hubo al menos 150 evacuados, y en Arrecifes, donde la Municipalidad informó que el río registró una de sus crecidas más grandes en la última década, evacuaron a cien personas.
También por la mañana fue donde se registraron las lluvias más intensas en la Ciudad de Buenos Aires, y en algunos puntos, como Colegiales, Palermo, Recoleta, Boedo y Villa Ortúzar, se superaron los cien milímetros caídos. Según informaron desde Defensa Civil de la Ciudad, la situación empieza a complicarse cuando caen cuarenta milímetros por hora. Ayer el promedio fue de treinta. Hubo más de cien semáforos que dejaron de funcionar y varias calles anegadas, como la Av. Del Libertador, a la altura de Núñez y de Retiro. En la Av. Sarmiento, se vieron patos nadando que salieron de los lagos. Además, las líneas de subte B y D, y la ex línea Sarmiento, se vieron interrumpidas.

Causas. Desde el blog de clima de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, explicaron que un período de intensas lluvias se da por dos factores. Por un lado, la presencia de una masa de aire tropical cargado de humedad en la zona norte y centro del país, que propicia la formación de lluvias y tormentas. Además, el avance de sistemas de baja presión y frentes fríos del Pacífico, que al ingresar al centro del país choca con la masa de aire tropical, provocando fuertes precipitaciones.



Josefina Hagelstrom