SOCIEDAD


Una bendición de Francisco y amigos “hermanados”

Los padres y amigos de Micaela, Leandro y Nicolás formaron una gran familia virtual: “Con los papás de Mica y Nico nos damos fuerzas unos a otros. Nos tocó vivir esto y estamos muy unidos. Los amigos de los chicos terminaron siendo amigos entre todos”, cuenta el papá de Nano. La mamá de Micaela, en tanto, no deja de repetir su “agradecimiento al equipo médico del hospital Fernández, desde su director hasta la gente de guardia. Nos llenaban el alma. Incluso nos mandaron mensajes a través de las redes de Brasil, de Chile, gente que se enteró de nuestra situación y nos acompaña todo el tiempo”, agrega.   
Hasta el papa Francisco les mandó una bendición desde el Vaticano, que las familias recibieron “con mucha emoción”.
La contención psicológica que recibieron desde el primer día de internación de los chicos en el Fernández fue de gran ayuda para las familias. “No sólo nos ayudaron a nosotros sino también a los amigos de nuestros hijos”, dice Agustín Espinosa. “Y todo el equipo de la Defensoría porteña también está muy cerca, ayudándonos”, agrega.

Redacción de Perfil.com