SOCIEDAD EN MALARGÜE

Una explosión destruyó una planta de petróleo de YPF y dejó al menos 14 heridos

El fuego comenzó el viernes en un tanque y se extendió a otro. Ardieron unos diez mil metros cúbicos de crudo. La empresa comunicó que “la situación sigue siendo crítica”. En la provincia aún no pudieron evaluar el daño ambiental.

Foto:Gentileza Pamela Rodríguez Diario Digital Malargue a Diario

Un incendio provocó ayer la destrucción total de una planta de tratamiento de crudo de YPF en Mendoza, donde al menos 14 personas resultaron heridas, ninguna de gravedad. El fuego comenzó el viernes al mediodía en uno de los tanques y se expandió a otros compartimientos ayer, afectando la totalidad de la planta y provocando la quema de más de diez mil metros cúbicos de petróleo. Sucedió en la zona del cerro Divisadero, a veinte kilómetros de la localidad de Bardas Blancas, al sur de la provincia. Al cierre de esta edición, las causas del incendio se desconocían y la situación seguía siendo crítica.

“La planta de Cerro Divisadero cuenta con seis tanques, de los cuales cuatro son de proceso y dos son de despacho de crudo tratado. Estos dos tanques almacenaban, al momento del siniestro, unos 13.935 m3 de petróleo para ser enviados a la refinería Luján de Cuyo”, explicó la empresa estatal a través de un comunicado. Y aclaró que “las instalaciones afectadas corresponden a una planta de tratamiento de crudo”, de las 37 que YPF tiene en el país. Allí, “se recibe la producción de los distintos yacimientos y se la acondiciona para ser enviada a las refinerías (La Plata, Luján de Cuyo y Plaza Huincul), para luego elaborar las naftas y demás productos derivados del petróleo”, continuaba el escrito.

La empresa aclaró que todo el personal fue evacuado de inmediato y que ninguno de los heridos revestía gravedad. También explicó que se montó, junto a funcionarios del gobierno provincial, un operativo de emergencia. En ese contexto, el secretario de Obras y Ambiente de Malargüe, Christian Alcalá, explicó en declaraciones a la prensa que el hecho fue por “un accidente humano”. Y agregó que, por el fuego, “colapsó una de las paredes del tanque, lo que hizo que se desplazara hacia fuera, quedando en una pileta de contención, pero prendido fuego”. También dijo que lo más preocupante ahora es la cortina de humo tóxico que se desprende del incendio, ya que puede afectar las localidades aledañas.

Por ese motivo, se evacuó a todos los puesteros de la zona y se interrumpió el paso por la ruta 40. Además, el funcionario advirtió que, sin intervención, el fuego podría llegar a durar hasta cinco días.

Por su parte, el ministro de Medio Ambiente, Guillermo Elizalde, analizaba el impacto ambiental que el incendio podía llegar a tener en la zona.
Anoche, cinco personas permanecían internadas en el Hospital Regional Malargüe, donde fueron trasladados todos los heridos. Se trata de tres bomberos (dos de San Rafael y uno de Malargüe), y dos operarios (uno de Luján de Cuyo y otro de Salta) con quemaduras leves e intoxicación por la inhalación de humo.

Para el operativo de emergencia, se contó con autobombas, camiones cisternas, bombas de impulsión de agua, camión espumígeno, camiones de aspiración de fluidos, un helicóptero y seis aviones (cuatro hidrantes y dos sanitarios) y tres ambulancias con personal médico.

 

Antecedentes trágicos

En la destilería de YPF ubicada en Ensenada también se registraron siniestros en los útimos años. El 2 de abril de 2013, tras el fuerte temporal que afectó al conurbano, sucedió una explosión que no produjo heridos. Los vecinos del lugar aseguraron sentir repetidas explosiones provenientes del predio donde se ubica la destilería, por lo que algunas familias se autoevacuron.

Luego de unas pericias, se determinó que el fuego se había originado en uno de los hornos que procesa el carbón de coque.
En 2006, esa planta sufrió otro accidente. En aquella ocasión, la explosión se habría producido por un escape de gas. En el hecho murió un operario y otros tres resultaron heridos.



Josefina Hagelstrom