SOCIEDAD TRAGEDIA

El custodio de Carlotto muerto en Uruguay con su familia había adelantado el regreso

El policía y su mujer, Romina Núñez, volvían con sus hijos de 8 y 2 años a Buenos Aires. Delincuentes que escapaban de un robo en un auto sin luces y a contramano chocaron al vehículo de los argentinos.

Final. Romina y Gastón viajaron con sus hijos, Isabela e Ignacio, a un cumpleaños de 15 en Montevideo. Por trabajo, él adelantó la vuelta.
Final. Romina y Gastón viajaron con sus hijos, Isabela e Ignacio, a un cumpleaños de 15 en Montevideo. Por trabajo, él adelantó la vuelta. Foto:cedoc

Un robo en medio de la noche y una persecución policial en las rutas uruguayas tuvieron el peor desenlace: ayer en la madrugada, una familia de cuatro argentinos, un matrimonio y sus dos hijos, fallecieron cuando el auto de los delincuentes –que iba a contramano y sin luces– los chocó de frente. Producto del impacto murieron también cuatro de los cinco delincuentes.

Las víctimas argentinas fueron identificadas como Gastón Monti (34), su mujer, Jesica Romina Núñez (33), y sus dos hijos, Ignacio (8) e Isabela (2). Monti era miembro de la Policía Bonaerense y custodio de Estela de Carlotto, y Núñez, maestra jardinera de una escuela de La Plata, donde vivían. Al momento del choque volvían a Buenos Aires de Montevideo, donde habían viajado para ir a una fiesta de 15 y a descansar unos días. Se iban a quedar más tiempo, pero Monti tuvo que volver antes por su trabajo, por lo que habían emprendido el regreso.

El matrimonio y su hijo mayor murieron en el acto, mientras que la menor fue trasladada a un centro asistencial, donde también falleció, según informó en un comunicado la Policía de San José.

No tengo palabras, es un dolor muy grande para todos. Somos todos muy unidos, y siempre 15 en la mesa y ahora van a faltar ellos. Es terrible”, sostuvo a C5N Daniel, tío de Monti. “Gastón era el acompañante de Estela de Carlotto, iba a todos lados con ella y ella lo quería mucho. Era muy querido, es una familia que toda la vida vivió acá. Ella era una excelente docente de un jardín de infantes”, agregó.

Desde temprano, el embajador argentino en Uruguay, Guillermo Montenegro, y los responsables de los consulados de las ciudades de Montevideo y Colonia se pusieron a disposición de las familias, con el fin de acelerar los trámites de repatriación de los cuerpos. Al cierre de esta edición, los cuerpos de las cuatro víctimas argentinas se encontraban en la morgue de Montevideo, donde las autoridades consulares hacían los trámites pertinentes para su traslado, previsto para hoy, según dijeron a este diario fuentes del consulado en Montevideo. Allí se encontraban también la madre y una tía de Romina, que estaban en Uruguay.

Por su parte, la titular de las Abuelas de Plaza de Mayo también lamentó la pérdida de Monti, a quien definió como “muy educado, muy bueno, muy cumplidor”. “Estoy consternada. Realmente era una persona tan querida, tan apreciada. Era joven, 34 años, justamente la edad de uno de mis nietos”, manifestó en declaraciones periodísticas. Monti era oficial subinspector de la Policía Bonaerense, con más de una década en la fuerza. Era custodio de Carlotto desde hace un año y medio.

El hecho se produjo cerca de las 2.45 de la madrugada de ayer, a la altura del kilómetro 48 de la Ruta 1, la principal arteria interurbana que conecta ese país. Según informaron autoridades locales, la familia Monti se trasladaba en un Toyota Etios blanco mano a Colonia cuando fue embestido de frente por un Volkswagen Gol rojo –que tenía pedido de secuestro por robo– donde viajaban los cinco delincuentes a contramano y con las luces apagadas.

El vocero de la Policía de Tránsito de Uruguay, Fernando Caballero, sostuvo que los delincuentes habían robado dos cajas fuertes de una financiera, en la ciudad de Libertad, donde la alarma alertó a la policía. En un intento por escapar hacia Montevideo, tomaron la Ruta 1, y tras pasar una rotonda se cambiaron de carril, apagaron las luces y provocaron la tragedia (ver aparte).

Los delincuentes iban a alta velocidad, presumimos. La zona del siniestro es una vía de dos manos, muy segura, pero qué se iba a imaginar esta familia que le iba a venir un auto de frente y sin luces”, manifestó la jefa de Bomberos de la Policía Nacional de Uruguay, Mariela Vivone, en declaraciones a los medios.


Las cajas robadas estaban vacías

La tragedia se desencadenó cuando cinco delincuentes robaron dos cajas fuertes de la financiera ANDA en la ciudad de Libertador –que según informaron luego desde la entidad, no tenían dinero ni objetos de valor–, cerca de las 2.40 de la madrugada del viernes, y activaron la alarma del lugar. Eso provocó una persecución policial por la Ruta 1 en dirección a Montevideo, pero “al llegar a km 48 los asaltantes ingresaron al carril contrario colisionando en forma frontal” con el vehículo donde viajaba la familia argentina, informó la Policía de San José. “En lugar de tomar la senda correcta (en la rotonda a la altura de Libertad) apagan las luces del vehículo y siguen tomando contramano la senda que va de Montevideo hacia Colonia”, explicó el jefe de Policía de San José, William Martínez, a medios locales. Los delincuentes viajaban en un Volkswagen Gol rojo que tenía pedido de secuestro por robo.

Producto del choque fallecieron cuatro de los cinco asaltantes –todos con antecedentes penales–, y uno de ellos se encontraba internado en grave estado. Al cierre de esta edición, lo estaban operando en Montevideo.


Josefina Hagelstrom / Victoria Moreno