SOCIEDAD INSÓLITO

Una grúa se llevó un auto con un chico adentro

La madre contó el estresante episodio y explicó que en lugar de disculparse la denunciaron por abandono de persona.

Cruce José León Pagano y Tagle
Cruce José León Pagano y Tagle Foto:Google Street View

Una mujer fue protagonista de un hecho insólito el miércoles pasado a la tarde. Salió de su auto para darle de comer a una persona en situación de calle y cuando regresó a los tres minutos una grúa se había llevado el vehículo, con su hijo de siete años que dormía adentro, según el relato de ella. 

El incidente ocurrió en el cruce de las calle Tagle y José León Pagano, en el barrio porteño de Recoleta. En diálogo con el canal Todo Noticias, Miriam denunció: "Bajé a ayudar una persona en la calle y cuando vuelvo veo que la grúa se llevó el auto con mi hijo adentro. Tiene siete años y se quedó dormido".

Miriam se había acercado hasta la zona porque el día anterior había conocido a esta persona en estado de abandono, que lleva 10 años viviendo en la calle. Estacionó a 50 metros de donde se encontraba pero cuando volvió el auto se lo habían llevado. Un peatón le prestó plata para que se pagara un taxi hasta el estacionamiento donde se habían trasladado su vehículo. En el lugar tampoco se habían dado cuenta que el menor iba en el rodado y tardaron un rato en localizarlo.

"Mi hijo seguía durmiendo. Por suerte mi hijo no se enteró de nada", contó la mujer. "Luego le conté lo que había sucedido, yo pensé que se iba a asustar. 'Me hubiera tirado del auto' me dice, porque 'no sabía si estaban robando o algo'". Luego de cobrarle 750 pesos por el acarreo, ella pidió que le diera un comprobante en el que se dejara constancia que se habían llevado el auto con su hijo adentro. Como no se podía, llamó a la policía para denunciar el hecho.

"Al principio me contuvieron y me dieron la razón, uno de los policías se va a hablar con uno de los trabajadores del lugar y regresó con el discurso totalmente cambiado. Me dijo que me harían una contra denuncia por abandono de persona, a mí que estaba ayudando a una persona", lamentó Miriam. "Me puse a llorar, a gritar, solo falta que me pongan presa por querer ayudar a alguien", señaló.


"El objetivo de ellos es facturar y hacerlo todo rápido y no comprobaron que había alguien adentro. La próxima vez iré en colectivo o en subte", concluyó.