SOCIEDAD GESTO DE AMOR

Una madre vende todo para ir a ver a su hijo, internado tras un accidente

El joven de 21 años se encuentra internado con múltiples fracturas y una perforación de pulmón.

Martín Ferreyra tiene 21 años y sufrió un accidente de tránsito que le provocó múltiples fracturas en todo el cuerpo, además de una perforación de pulmón.
Martín Ferreyra tiene 21 años y sufrió un accidente de tránsito que le provocó múltiples fracturas en todo el cuerpo, además de una perforación de pulmón. Foto:Facebook

Una mujer de Río Negro movilizó a miles de usuarios de las redes sociales al poner en venta sus electrodomésticos y muebles para poder viajar a diario a visitar a su hijo, internado en el Policlínico de la provincia de Neuquén luego de sufrir un accidente que le provocó severas lesiones.

Martín Alejandro Ferreyra tiene 21 años y sufrió un accidente de tránsito que le provocó múltiples fracturas en todo el cuerpo, además de una perforación de pulmón. Su estado fue crítico en un principio y aún debe permanecer en reposo por tiempo indeterminado en el hospital  hasta recuperar fuerzas para ser operado, según consignó el medio local La Mañana de Neuquén.

El lunes 18 de diciembre por la tarde, el joven iba a bordo de su moto cuando impactó contra un auto sobre las calles neuquinas Vicente Chrestia y Carlos H. Rodríguez. Tuvo una contusión cerebral, fractura de fémur en la pierna derecha, en la muñeca izquierda y en algunas vértebras de la columna, así como también una perforación en los pulmones, desde entonces está en el centro de salud.

Para visitarlo a diario, la madre de Ferreyra, Nivia Rioseco de 44 años y quien vive en la ciudad rionegrina de Fernández Oro,  debió vender diferentes objetos de su casa para poder juntar dinero. 

"Mi hijo sufrió un accidente muy grave, pasó días en terapia intensiva y ahora está esperando operaciones. Es por eso que necesito dinero para cubrir los gastos que surgen día a día”, publicó la mujer en su perfil de Facebook y compartió  en diferentes grupos de la red social.

"Yo no estoy trabajando y tampoco puedo hacerlo porque mi deber es estar con él, por eso consideramos que era necesario vender las cosas para poder salir del paso y tener dinero para manejarme. Viajo en el colectivo desde Oro hasta el Policlínico y ya agoté todos mis recursos”, explicó Rioseco a un medio local.

Tampoco sabemos cuánto tiempo va a estar internado porque depende del convenio de la obra social y las clínicas para que pueda pasar a cirugía”, completó.

Al relatar su caso, quienes quisieron ayudarla no le compraron nada de lo que ofrecía la mujer sino que, decidieron aportar económicamente mediante una cuenta bancaria.