SOCIEDAD

Una pista por el cuádruple crimen

PERFIL COMPLETO

Fabio Gómez Ruiz Díaz y los hermanos Hugo, Leticia y Agustín Lezcano González fueron acribillados el domingo pasado en la manzana 26 de la 1-11-14. Ese sector, junto a las manzanas 9 A y B, es conocido como Tres Bocas, un lugar estratégico para la organización narco paraguaya que controla ese lado.
Fuentes policiales y judiciales indicaron a PERFIL que “Marcos” no tendría vinculación con la masacre, sino que tendría que ver con una venganza o ajuste de cuentas con una organización que sería comandada por Sergio Britez. A diferencia de la organización que funciona en el corazón de la villa, en “la zona paraguaya”, las bandas están conformadas por pequeños núcleos que trabajan juntos para traer marihuana desde Paraguay. Cuando los cargamentos llegan a destino, comienzan las peleas por “mexicaneadas”. Por esa razón, los enfrentamientos son frecuentes. En ese marco, ocurrió el cuádruple crimen y los investigadores creen que los Lezcano González y Ruiz Díaz fueron víctimas de un ajuste de cuentas. El 25 de abril de 2014, uno de sus hermanos, Gustavo Lezcano González, fue detenido durante un allanamiento en una casa de la manzana 26, en el que secuestraron armas y drogas. Según esa hipótesis, los hermanos estaban buscando venganza pero alguien les ganó de mano.
Fuentes judiciales revelaron que temen que la vinculación mediática de Marcos con el cuádruple crimen pueda reavivar una guerra que había sido superada tras la Masacre del Señor de Los Milagros.

C.D.L.