SOCIEDAD


Uno de los jefes de Los Monos dejó la celda de aislamiento

“Los pibes me están esperando”. Con esta frase Ramón “Monchi Cantero” Machuca pidió abandonar la celda de aislamiento en la que estaba alojado y que lo pasaran a un pabellón colectivo del penal de Coronda. La medida se concretó el lunes pasado tras la revisión de un hábeas corpus presentado por su equipo de abogados.
Monchi, hijo adoptivo de la familia Cantero y sindicado como uno de los líderes de la banda narco, fue detenido el 6 de junio en el barrio porteño de Flores, tras haber estado tres años prófugo. Tras un fuerte operativo de seguridad fue trasladado al penal de Piñeiro y alojado, primero en una celda de aislamiento y luego en el pabellón 7, junto a su padre Ariel Cantero y otros miembros de la banda. Después de las críticas por esta decisión, el 11 de junio fue trasladado al penal de Coronda, a otra celda de aislamiento.
“Estuve veinte días durmiendo en tres cuartos de colchón, con los pies afuera. Catorce días comiendo con las manos hasta que me dieron cubiertos”, se quejó Monchi y sentenció: “Si a mí me vuelven ahí, me ahorco porque no son condiciones dignas”.  Machuca fue alojado en el pabellón 8 con otros presos comunes.

Redacción de Perfil.com