SOCIEDAD PARA FRENAR LA VIOLENCIA DE GENERO

Varones antimachistas se unen para luchar contra los estereotipos

Esta semana muchos hombres se sumaron a la marcha #NiUnaMenos. En Argentina, España o Chile agrupaciones antipatriarcales salen a la calle en pollera o con el tejido como una forma de romper estructuras.

Chile. Un grupo de varones teje contra los estereotipos.
Chile. Un grupo de varones teje contra los estereotipos. Foto:Gza. Felipe Andre - hombres tejedores
El miércoles, antes de la marcha contra la violencia machista, el escritor Hernán Casciari compartió un texto en su blog con el título #MeHagoCargo, donde ensayó una autocrítica como hombre ante el machismo. “Soy un varón heterosexual de 45 años. Me cuesta mucho, cada vez que lloro, no decir ‘parezco mina’ o ‘me puse putito’. Son muchos años de ser un imbécil que se creía gracioso. Pero me esfuerzo porque entendí”, escribió, y el texto se viralizó enseguida y se compartió miles de veces. Entre otras frases, recordaba como en su casa su papá “nunca” fue al almacén porque “ninguna mujer de la casa se lo habría permitido”, o como él en su adolescencia recuerda actitudes que entonces no distinguía como machistas, como cuando en los asados, siempre “ellas levantaban los platos”.

Varios varones salieron a marchar este miércoles, para mostrar su compromiso contra los femicidios y la violencia contra las mujeres, en un contexto donde cada treinta horas una mujer muere casi siempre en manos de su pareja o ex pareja. Y tanto a nivel local como internacional surgen iniciativas que buscan sumar varones a estas luchas.
En Chile, por ejemplo, Hombres Tejedores –que, tal como lo dice su nombre, son un grupo de once varones que se juntan a tejer–, buscan romper con los típicos estereotipos. “Creemos que era necesario que existiera una instancia como ésta para derribar mitos y acabar con prejuicios históricos respecto de oficios o disciplinas erróneamente asociados sólo a las mujeres”. El colectivo surgió a partir de una necesidad económica, pero se convirtió en algo más grande: en junio salieron a la calle a mostrarse y sus fotos y videos se reprodujeron millones de veces.

En España los varones salieron ayer a la calle a manifestarse contra la violencia hacia las mujeres, convocados por la agrupación Hombres Contra las Violencias Machistas, que marcha hace diez años. “También nos sumamos al paro nacional en Argentina porque creemos que los hombres tenemos que estar ahí apoyando esas iniciativas”, dice Hilario Sáez, uno de los miembros del colectivo que hace campañas en redes con hashtags como #machismoESviolencia, y jornadas para hablar de hombres y violencia machista.

Antipatriarcal. A nivel local el libro ¡Basta! Cien hombres contra la violencia de género, de la editorial Macedonia, reunió cien microficciones de escritores de todo el país que hablan de la temática. “Creo que falta mucho pero de a poco está cambiando. En la presentación éramos cuarenta escritores y varios varones que se acercaron, algo que no pasó hace unos años con la presentación de los relatos de mujeres”, cuenta Martín Gardella (42), escritor participante. La idea es que el libro se lea en las escuelas, que invite al debate y charlas sobre el tema.

El colectivo Varones Antipatriarcales organiza desde 2010 marchas y talleres de temáticas que van desde cocina y sensibilización hasta aborto y violencia; y las milongas de tango antipatriarcal –como TanVos Tango, Los Laureles y Sin Gominga– buscan plantear un cambio de roles: que puedan bailar hombres con hombres, mujeres con mujeres, u hombres representando el rol femenino y viceversa; para romper con las posiciones establecidas por el cuerpo. “El tango acarrea un estigma muy machista, de hecho las épocas doradas del tango ponía a la mujer en una posición de sumisión”, dice Wuayra (27), asiduo concurrente.