SOCIEDAD

Video | Nelson Castro realizó una desopilante explicación del origen de las malas palabras

El periodista explicó de dónde derivan las palabras "boludo" y "pelotudo". Su anécdota en España.  

Foto:Captura

El periodista y conductor de TN, Nelson Castro, provocó un divertido momento al aire cuando aprovechó el estreno de la película Me casé con un boludo para explicar el origen de algunas malas palabras.

Leyendo un mail de un espectador, Castro pasó a explicar de dónde derivaron las palabras "boludo" y "pelotudo". 

"Estas palabras están originadas en la guerra de la independencia en la cual los gauchos trataban de defenderse como podían. La maquinaria bélica tenía esta estructura: Los gauchos se armaban en tres filas: La primera era la de los 'Pelotudos', que se defendían con pelotas. La segunda era la de los 'Lanceros', que tenían cuchillo y tacuara, y la tercera la integraban los 'Boludos' con sus boleadoras o bolas", detalló.

El columnista del diario PERFIL señaló que "cuando los españoles atacaban, los primero que salían eran los pelotudos, si pasaban estos, estaban los lanceros. Y ya en el final, si quedaban, estaban los boludos, que de tontos no tenían nada".

"Esta fue así hasta que en una sesión en la cámara de diputados, en donde para hacer alusión a una actitud de un sector que se había arriesgado en demasía sin mucha causa, dijeron: 'Estos parecían unos verdaderos pelotudos'", afirmó el conductor y agregó: "Ahí quedó lo que era un acto de valentía de los pelotudos, como un acto medio tonto. Pasó de ser adjetivo calificativo de valentía, a lo que es hoy en día".

Pese al asombro de sus colegas de trabajo, Castro duplicó la apuesta y contó una divertida anécdota personal: "En España había una obra que estaba produciendo furor porque la iban a ver muchos argentinos que creían una cosa que finalmente no era. La obra se llamaba La concha de tu hermana no es como la mía". Entre risas, sus compañeros le advertían: "Vas a salir en todos los programas".

"La gente pensó el vocablo en porteño", contó el conductor, para luego aclarar que "en España, Concha o Conchita es un nombre muy común de mujer". "La obra se refería al contenido de la perla, era una comedia de enredos. Los argentinos salían todos decepcionados", concluyó el periodista.

Sus compañeros, asombrados, reiteraban "es tan raro escucharlas decirlas a vos" y contaban al aire que nunca lo escucharon decir "esas palabras". "Cuando tenes que mencionarlas porque es así, que vas a hacer", justificó el conductor y ejemplificó: "A la gente no le vas a decir que dijeron 'Que reverendo vástago de Meretríz', cuando te dicen otra cosa. Decís lo que te dijo fulano".

Por último, conciente del momento que pasaron, Castro concluyó: "Ahora será todo el show en Twitter y demás". Sin dudas, un momento para recordar.



Redacción de Perfil.com