SOCIEDAD ESTUVO CUATRO DIAS PROFUGO

“Yo no lo golpeé”, dijo el detenido por matar al DT de futsal

Sergio Baldauf está acusado del homicidio de Fernando Pereiras. Según testigos todo comenzó con una pelea el domingo pasado, en un partido en un club de Munro.

Víctima. Pereiras era entrenador de las juveniles del CUM y además jugaba allí desde que era chico. Tenía dos hijos.
Víctima. Pereiras era entrenador de las juveniles del CUM y además jugaba allí desde que era chico. Tenía dos hijos. Foto:cedoc

Un episodio inexplicable convirtió un partido de futsal entre dos equipos juveniles en escenario de violencia. El domingo pasado, mientras se jugaban las inferiores del Club Unión Munro (CUM) y el Club Industrial Munro (CIM), Fernando Pereiras (37), el DT del primero, sufrió una feroz golpiza por parte del tío de un jugador contrincante que le costó la vida.

Según relataron los testigos, el hecho se produjo cuando Pereiras se metió a separar una pelea entre dos jugadores. Entonces Baldauf entró a la cancha y golpeó a Pereiras con una trompada que lo tiró al piso tras golpearse la cabeza. Ayer, tras estar una semana internado en el Sanatorio de la Providencia, de Balvanera, donde el miércoles lo habían operado, falleció.

Como consecuencia del hecho, ayer quedó detenido tras cuatro días prófugo Sergio Baldauf, que fue identificado como el agresor. Baldauf prestó declaración en la DDI de San Isidro, donde quedó detenido acusado de homicidio.

Al momento de su traslado intentó despegarse de lo sucedido y dijo a los medios que el entrenador había golpeado primero a su sobrino. “Yo no lo golpeé”, aseguró.

En un primer momento la investigación se abrió con la carátula “lesiones graves”, pero tras la muerte del entrenador fue recaratulada como homicidio. Por pedido del fiscal Gastón Larramendi, la policía detuvo ayer a Baldauf en una estación de servicio de Florida Oeste. El momento del inicio de la pelea quedó registrado en el celular de una espectadora.

La hermana del detenido también salió a defenderlo y dijo al canal C5N que “fue una pelea de chicos y el entrenador fue corriendo a pegarle a mi hijo. En ese momento, veo que alguien le pega una piña y cae al piso. Muchos fueron a pegarle y no pude ver quién le pegó porque me caí al piso, pero no sabemos por qué ni quién empezó a señalar a mi hermano”. Previo a conocerse la detención, la madre de Baldauf también había hecho declaraciones en defensa de su hijo, alegando que “no es un delincuente, ni una mala persona. No quiso matarlo, defendió a su sobrino. Lo están ensuciando y no es así”, dijo al portal BigBangNews.


Jugador. Pereiras, a quien todos conocían como “Cucusa”, era socio y jugaba en el Club Unión desde muy chico, según contaron sus amigos. Actualmente, además de entrenar divisiones menores, también jugaba en reserva. Tenía 37 años, estaba casado y tenía dos hijos. Uno de ellos, de 13 años, estuvo el domingo pasado en el partido y vio todo, según relataron amigos de la víctima.

Durante toda la semana, en las redes sociales del club se repitieron los mensajes de apoyo para Cucusa y su familia, además de compartir fotos y videos donde se lo veía en el club, tanto dentro como fuera de la cancha. Luego de conocerse su muerte, los mensajes se multiplicaron, y en las paredes del club también colgaron carteles con leyendas y mensajes de apoyo. “Cucusa nunca te olvidaremos”, decía uno. Por decisión de su familia, allí será su velatorio.

A pocas cuadras, en la sede del Club Industrial, hubo pintadas con la palabra “asesinos”. Según relataron varios testigos, al momento de la pelea Pereiras quiso separar y Baldauf se metió a pegarle. “Nuestra gente identificó enseguida al agresor y el club lo encerró en el buffet y lo escondió”, dijo Patricio González, amigo de la víctima, a Radio La Red. Por su parte, Oscar Bernazzoli, presidente del Club Industrial, de donde Baldauf es socio y delegado, negó que la institución lo encubriera, y agregó que al momento de la agresión “el estado era crítico, había gritos pidiendo ambulancia”. “Yo te puedo asegurar que Sergio no tuvo intención de matar

a una persona porque lo conozco”, dijo.


Un argentino, muerto a palos en un bar de Río

No fue en Munro ni en un futsal, pero la saña es la misma: ayer se revelaron las imágenes de la pelea que dejó sin vida a Matías Carena, un argentino asesinado el domingo pasado por un golpe con un palo en la cabeza en un bar de Río de Janeiro. Igual que en el caso de Pereiras, los cuatro atacantes siguieron golpeando al joven, incluso luego de que estuviera inconsciente en el suelo.

Los sospechosos, que fueron identificados por personal del bar Barzín, en Ipanema, a través de las cámaras de seguridad, están prófugos de la Justicia, y uno de ellos escapó hacia España, informó ayer un vocero policial carioca. 

Uno de ellos es un conocido músico, Toddy Cantuária, ex integrante de la banda de samba-pagode Karametade, quien es considerado un prófugo internacional por homicidio simple. Según detalló el vocero, a las 11.30 del domingo, es decir, pocas horas después de la pelea, Cantuária, señalado como máximo responsable del episodio, tomó un avión hacia Madrid, con el pasaje comprado a último momento.

Los otros buscados fueron identificados como Pedro Henrique Marciano, Julio César Oliveira y Thiago Lessa Silva.