UNIVERSIDADES TENDENCIAS

Adaptarse al alumno con clases menos lineales

En tiempos de cambios y renovación constante, las instituciones educativas apuestan a motivar a los alumnos a través de desafíos, tanto a la forma de aprender como a las maneras de llevarlo a la práctica.

Espacio para crear. En el aula, los jóvenes usan los diversos formatos tecnológicos para hacer las horas más dinámicas, y se aplican casos de la vida real.
Espacio para crear. En el aula, los jóvenes usan los diversos formatos tecnológicos para hacer las horas más dinámicas, y se aplican casos de la vida real.

Las universidades necesitan adaptarse a los cambios en el contexto para poder formar profesionales que tengan un impacto positivo en cada una de sus disciplinas. Por ejemplo, en un mundo convulsionado por los ataques terroristas de 2001, empresas como Facebook todavía no habían sido creadas y los gigantes como Ford o Unilever seguían dominando el mercado laboral; en la Argentina se vivían los efectos de la explosión económica y política de la profunda crisis. En este sentido, desde la Universidad de Palermo, sobre todo en la Facultad de Ciencias Económicas, se repensó su misión, y con un grupo de profesionales se encaró un profundo proceso de transformación que incluyó a los profesores, los programas, las metodologías, etc. El objetivo fue salir del enfoque tradicional y altamente fragmentado de formación en ciencias económicas para pasar a un modelo basado en el estudiante, sus habilidades y sus oportunidades en el apasionante mundo de los negocios.

Desde hace casi 200 años existen las escuelas de negocios, que inicialmente formaban a sus alumnos en temas contables y luego fueron incorporando aspectos comerciales, de gestión gubernamental y de estrategia. En tiempos más recientes, son varias las tendencias que tienen un impacto directo sobre su naturaleza:

◆ Global, global, global: la movilidad cada vez mayor de los estudiantes, ya sea por convenios de intercambio o porque se radican en otros países para estudiar, ha generado ambientes muy ricos y desafiantes en las aulas. Desde el punto de vista educativo debemos potenciar esta realidad y a la vez ajustar la forma en que operamos (los contenidos de los cursos, los esquemas de contención e integración, las oportunidades laborales, entre otros). Los ámbitos globales que hace veinte años sólo se veían en Europa o Estados Unidos hoy existen en Argentina.

◆ Más cerca y más lejos: la tecnología hoy nos permite no sólo dar clases de manera remota sino armar verdaderos entornos virtuales donde los estudiantes trabajan en equipo desde su hogar y colaboran en el armado de proyectos. La mezcla entre cursos virtuales y presenciales –manteniendo altos estándares– es posible y redunda en grandes beneficios para los alumnos, que pueden acceder a alternativas de educación flexibles. Soluciones de realidad aumentada, simulaciones e inteligencia artificial aplicadas a la educación son cada vez más utilizadas.

◆ Más diverso, más enriquecedor: el mundo de los negocios está cada vez más interrelacionado con otras disciplinas que tradicionalmente estaban separadas. La participación en las aulas de personas con perfiles heterogéneos (arte, psicología, neurociencia, periodismo, diseño, actuación, gastronomía, etc.) mejora la experiencia y promueve el pensamiento no tradicional.

◆ La gran corporación perdió protagonismo: esta tendencia es cada vez más marcada, los estudiantes más brillantes prefieren emprender antes que trabajar en una compañía establecida. Esto obliga a las empresas a mejorar sus propuestas para captarlos y brindarles un ambiente donde puedan explotar todas sus capacidades (lo que se denomina employer branding). Esta tensión en el mercado laboral, notable en carreras como Ingeniería, Contabilidad y Administración de Empresas, ha contribuido a que las universidades elaboren en conjunto con las grandes compañías programas específicos (pasantías, prácticas, jornadas de assessment, etc.) que mejoran las prácticas educativas. Además, el desarrollo de programas a medida para los empleados es una realidad cada vez más importante no sólo en las grandes empresas sino en las pymes que quieren mejorar su competitividad mediante la capacitación.

◆ Dentro y fuera del aula: la clase de tres horas en la que el profesor habla y los estudiantes prestan atención es cosa del pasado. Las metodologías que incluyen discusión de casos, uso de la tecnología en el aula, simulaciones, trabajos de campo, entre otros, son parte fundamental de los cursos. Captar y mantener la atención del alumno (que tiene el celular en el bolsillo y es garantía de satisfacción instantánea) requiere ponerlo en el centro del proceso y utilizar la creatividad para generar interacciones en las que pueda aprender y aplicar los conceptos en actividades concretas. Exámenes vía Twitter, talleres de cocina para alumnos de contabilidad, clases de magia y actuación son algunas de las estrategias pedagógicas que forman parte de las escuelas de negocios hoy.

El camino de las personas en el mundo de los negocios es cada vez menos lineal. Reemplazamos por otros modelos más heterogéneos el estereotipo del egresado de contador público que hace tres años de experiencia en un gran estudio para luego cursar el MBA. Hoy tenemos al estudiante de Recursos Humanos que decide ir a trabajar a Asia dos años para luego terminar su carrera online. O la psicóloga que luego de ser madre realiza un MBA para poder crear su propia marca de muebles de diseño. Y el joven emprendedor ecuatoriano que viene a la Argentina a estudiar pero también a buscar socios para su proyecto de explotación de café.

Todos y cada uno de los estudiantes tienen una historia para contar y muchos objetivos para cumplir. El gran cambio en este tiempo fue pasar de un modelo educativo único para todos a un modelo que se adapta al alumno. No es sencillo, las universidades son instituciones grandes que se mueven lentamente, pero hacer el esfuerzo tiene su recompensa. La tecnología y los recursos humanos (principalmente los profesores, activo fundamental con que cuentan las instituciones) son el catalizador de un cambio que no tiene punto de retorno.

Hoy, a 15 años de ese gran cambio que emprendimos en la UP, los resultados han mostrado ser muy positivos. El Global 250 Business Schools Report –elaborado por QS en Inglaterra– nos ha ubicado como una de las mejores 250 escuelas de negocios del mundo. Miles de estudiantes de más de cincuenta países han pasado por nuestras aulas y son más de cien las empresas que confían en nosotros capacitando a sus empleados y reclutando a nuestros egresados.

El reconocimiento obtenido y la realidad de los negocios a escala local y global nos obligan a seguir trabajando y mejorando. Sin dudas estamos frente a un momento bisagra, ideal para definir el camino a seguir en este apasionante mundo de la formación.


Entre las mejores escuelas de negocios

El reconocimiento en los diferentes rankings es una de las pruebas de que los cambios en las maneras de enseñar son el camino acertado a la hora de tener un impacto positivo en el mundo de la educación en negocios. El Global 250 Business Schools Report elaborado por QS en Inglaterra ha ubicado a la Escuela de Negocios de la Universidad de Palermo como una de las mejores 250 escuelas de negocios del mundo.

El ranking tiene en cuenta la medición de dos factores: la empleabilidad de los graduados y la producción de investigación de excelencia. Como resultado, la UP ha quedado posicionada dentro de las diez mejores escuelas de negocios de América Latina tanto en la categoría de Empleabilidad como en la categoría de Excelencia en Investigación.


*Decano de Ciencias Económicas de la Universidad de Palermo.



Gabriel Foglia