UNIVERSIDADES NUEVOS METODOS

Las charlas TED se afianzan dentro del aula

Para atraer la concentración de los alumnos, la educación superior apuesta a renovar sus recursos pedagógicos. Sin descuidar la esencia de la formación académica, la tecnología ofrece herramientas más dinámicas. Conocimiento profundo en presentaciones de 18 minutos.

PERFIL COMPLETO

Sólo los que estamos en educación sentimos el temblor de los cimientos de la enseñanza tradicional. La educación actual se encuentra con métodos muy similares a los que se podían utilizar en el siglo XIX. Pupitres, pizarrones, tizas… A lo sumo la gran innovación es utilizar computadoras para desarrollar los contenidos y un cañón para proyectar imágenes.
Las clases se siguen impartiendo con un docente al frente del curso que desarrolla en 45 o 90 minutos lo que muy bien se podría explicar en menos tiempo y con mayor dinámica. No sobran las experiencias donde los alumnos participan activamente. No abundan los videos como parte del contenido. Escasea la utilización de las mismas tecnologías que las nuevas generaciones aplican en todos los órdenes de la vida.
Algunos dirán que la tecnología no es el centro de la educación. Y por supuesto que están en lo cierto. Que es importante seguir reflexionando sobre la esencia de los temas y no dejarse obnubilar por la tecnología. También es cierto.
No se trata de cambiar la esencia de la educación, pero sí sus métodos. Podemos reflexionar sobre los temas relevantes de la humanidad, que muchas veces son ancestrales. Pero los modos también son importantes. No se trata de preparar a las futuras generaciones del mismo modo que hace 200 años.

La irrupción de lo nuevo. Ante esta realidad, que parece descorazonadora, emergió TED. Como un relámpago. Como una nueva manera de abordar temas difíciles de un modo didáctico y efectivo. Práctico y atractivo.
Las charlas TED son presentaciones testimoniales que se concentran en explicar una idea, poderosa, inspiradora, a través de una narración visual atractiva, con una duración máxima de 18 minutos. La extensión y el formato obligan a la síntesis; y la estética invita a buscar metáforas poderosas para evidenciar el testimonio que se comparte.
Esto no significa que las charlas TED reemplacen a la educación tradicional. Pero mientras el sistema educativo sigue planteándose qué hacer, TED se encarga de poner la educación en gerundio. Una de las grandes ventajas que está consiguiendo su propuesta es que demuestra que es mejor ponerse en acción que quedarse quieto.
Mientras se encuentra el nuevo modo de rehacer un sistema que ha implosionado, hay que ir probando alternativas efectivas. TED, sin duda, es una de ellas.
Sucede que no se puede defender un sistema por su pasado, cuando tiene que preparar para el futuro. Gran parte de la educación actual se ha constituido en un sistema burocrático donde lo más importante era impartir contenidos sin importar las metodologías. Hace más de cuarenta años se empezó a entender que el know-how era tan importante como el know-what. Incluso las mismas universidades se encargan de enseñar el know-how en cada una de sus carreras. Por esta razón, no se debe mantener la inacción por más tiempo.
Tal vez llegó el momento de considerar que no existe un sistema único de educación. Es por ello que las universidades hacen bien en explorar nuevos modos de abordar la realidad, de expresar las ideas y de generar interés por el conocimiento.
Experiencias como las que se desarrollaron en TEDxUCA en 2015 sirven para acercar a toda la comunidad a reunirse al calor de un conjunto de valores que, potenciados por ideas poderosas, pueden propagar la función humana de una universidad integral con una metodología ágil, dinámica y efectiva.

Cambiando paradigmas. Lo que TED propone es innovar los métodos de educación. En su intención, demuestra que no hace falta destruir para progresar. Algunas características de su propuesta mantienen una relación con la lógica tradicional de la educación. La esencia de la educación no cambia. Lo que hay que cambiar son las formas de abordaje. Y la unión de TED con las universidades presenta el equilibrio perfecto para lograrlo.
La enorme afinidad que existe entre TED y las universidades es evidente. Sin ir más lejos, aquí en Argentina comenzó a desarrollar sus eventos con universidades a partir del año 2011, cuando Gustavo Pérez realizó el primer TEDxUTN. Siguiendo los buenos ejemplos, a fines del 2015 se organizó la Primera Charla TEDxUCA, incorporándose al listado en el que ya se encuentran otras, como la UBA y la UCES.
El poder de síntesis que logra TED y el enorme atractivo de explicar de modo didáctico lo difícil son dos características valiosas que está aportando la enseñanza universitaria. El futuro de la educación está en desarrollo continuo y la buena orientación es indispensable
para hacer posible su próxima etapa.
La nueva educación es un desafío que merece ser explorado. Y probar nuevas experiencias de enseñanza es indispensable para abordar un futuro cada vez más dinámico y complejo ¿Son capaces de acompañarnos en esta interesante aventura? El futuro favorece a quienes están dispuestos a moldearlo.

 

Paradigmas que cambian con el tiempo

El sistema de educación tal como lo conocemos está implosionando. La pedagogía Waldorf o el modelo Montessori han sido algunas de las primeras alternativas que surgieron. El modelo Kumon ha ganado notoriedad en los últimos tiempos. También se podría considerar el desarrollo de inteligencias múltiples de Howard Gardner o la Enseñanza Mediada de Reuven Feuerstein. Pero lo cierto es que la educación necesita cambiar. En el mundo de habla hispana, la película La educación prohibida fue una primera alerta sobre cómo la educación actual no genera atractivo para las nuevas generaciones. A nivel internacional, desde que Ken Robinson brindó su primera charla TED, bajo el título “Las escuelas matan la creatividad”, también se generó una toma de conciencia sobre los nuevos métodos de aprendizaje de manera determinante. Es conocido el relato de aquella persona que resucita después de 150 años y se encuentra con que todo ha cambiado. Los transportes, las comunicaciones... Incluso hasta las profesiones habían evolucionado. Esta situación lo angustia profundamente, pero se tranquiliza cuando pasa por la puerta de un aula y se da cuenta de que hay un pizarrón y un maestro explicando con la misma metodología del siglo XIX. Resulta raro que habiendo cambiado el mundo entero se siga aprendiendo de la misma manera, ¿no?

 

*Director de las carreras de Marketing de la UCA y organizador general de las charlas TEDxUCA.



Juan Pablo Manzuoli