UNIVERSIDADES NUEVO ESCENARIO

Ventajas y desventajas de los programas conjuntos

La posibilidad de cursar dos carreras en forma simultánea representa una alternativa cada vez más elegida por los estudiantes. Formación diversa para generar egresados sólidos.

Elección. Esta modalidad de cursada permite a los alumnos interactuar con estudiantes de las carreras elegidas y en el mercado pueden aplicar a ambas profesiones.
Elección. Esta modalidad de cursada permite a los alumnos interactuar con estudiantes de las carreras elegidas y en el mercado pueden aplicar a ambas profesiones. Foto:uade

Cada vez más alumnos poseen deseos vocacionales que abarcan más de una carrera universitaria. Para solucionar esa demanda, las universidades desarrollaron los denominados programas conjuntos. Esta forma de estudio está integrada por dos saberes complementarios entre sí provenientes de dos carreras. Para la universidad se trata de dar un adecuado orden administrativo al tener la propuesta académica de dos carreras articuladas de forma sinérgica.

Combo. En el caso de la Fundación UADE, y específicamente en la Facultad de Ciencias Económicas, esta forma de cursada dual se implementó en el año 2005, y cada vez es mayor la preferencia por estos planes en lugar de carreras individuales.

¿Cómo nació esta idea? En gran parte debe atribuirse, en primer lugar, a los propios alumnos que, al terminar una carrera de grado y querer el reconocimiento de las materias como equivalentes para una segunda carrera, veían que no todas eran reconocidas. Por ejemplo, las materias de Impuestos o Contabilidad de la carrera de Administración de Empresas no son reconocidas en la de contador público por su orientación hacia la gestión. En el programa conjunto, en cambio, un alumno cursa las materias de Contabilidad y de Impuestos junto con futuros graduados de Contador Público.

El alumno, en una doble titulación, no tiene materias optativas; ya que todas las que cursa sirven para los dos planes. Ese fue el diseño académico del plan de UADE.

Promotores. Los segundos grandes artífices de estos planes fueron los padres. La mayoría de los padres que tienen hijos en la universidad cursaron su carrera de grado cuando los programas conjuntos aún no se encontraban implementados; pero a lo largo de su vida profesional fueron advirtiendo que una sola carrera no era suficiente o que le hubiese gustado profundizar más el estudio de alguna área. Esta inquietud es muy común entre los contadores públicos, que desearían mayor profundización en materia jurídica o en materia de administración, lo que los obliga a recurrir al cursado de especializaciones o maestrías. Es por ello, que los padres son los principales promotores del cursado de programas conjuntos fundamentado en la experiencia profesional que han vivido.

Por su parte, el cursado de estos programas permite un grado de conocimiento más amplio y simultáneo  del que se lograría haciendo una sola de las carreras o ambas, pero en diferentes momentos de su vida. Cabe aclarar que en el aula cursan con los alumnos de las carreras específicas, lo que les permite tener una doble visión y opinar sobre la mirada de las dos profesiones. Un tercer y último punto es el amplio abanico de posibilidades que se genera cuando ese alumno sale al mercado.

Con los programas conjuntos también se solucionan los problemas vocacionales que solían aparecer con posterioridad cuando el alumno comenzaba a trabajar y conocía distintas áreas en las empresas o consultoras.

Una de las dudas que plantean los ingresantes es acerca del título que van a obtener. Suelen preguntarnos: “¿De qué me recibo? ¿De contador-abogado?”. La respuesta es no. Uno se recibe primero de contador y, a los dos años, de abogado. En ese momento, el futuro alumno visualiza que obtendrá dos diplomas profesionales, dos matriculaciones y dos posibilidades de ejercicio laboral.

En nuestro caso, uno de cada dos alumnos que ingresan va al programa conjunto. Por otra parte, cuando se analiza la deserción, se advierte que es más baja en aquellos alumnos que han elegido la opción dual.

En un programa conjunto, todas las materias son específicas y, cuando es así, el grado de dificultad es más amplio. Una materia generalista trata los temas de modo más amplio sin entrar en los detalles que se demandan en las carreras de grado.

Que un alumno estudie y trabaje no es impedimento para cursar un programa de estas características. La mayoría de los chicos trabaja y los que terminan la carrera se encuentran con un empleo. Es factible, aunque difícil al mismo tiempo. La exigencia académica es muy alta, pero cuando uno trabaja y estudia encuentra una facilidad muy grande de aplicar lo aprendido en el trabajo en el aula y viceversa. Un alumno de este programa sabe que su esfuerzo va a ser mayor, pero la impronta de elegir una carrera la lleva a su trabajo, donde también muestran su compromiso.

Con la experiencia de más de una década formando profesionales en programas conjuntos, el camino recorrido nos señala varios aspectos que nos llenan de orgullo. Cada vez más alumnos prefieren el camino más largo y el que más esfuerzo conlleva. Cada año nacen nuevas combinaciones de programas conjuntos y ello se debe a que los alumnos siguen apostando a la capacitación profesional; pero por sobre todas las cosas, el mercado a través de sus reclutadores prefieren y destacan a estos alumnos y/o graduados a la hora de seleccionar.

Gracias a los padres y a los educadores que han marcado el camino del esfuerzo y sacrificio a nuestros futuros líderes.


*Decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Fundación UADE.


Jorge Rodríguez


Temas: