lunes 03 de octubre de 2022
ACTUALIDAD Contra reloj

Intentan rescatar 470 ballenas varadas en Tasmania

Desde el lunes 21, un operativo de rescate masivo y 60 voluntarios están día y noche junto a una inusitada cantidad de ballenas piloto varadas en una bahía de la isla australiana.

22-09-2020 20:50

Otro grupo de 200 ballenas quedó atrapado hoy a la mañana, 7 kilómetros al sur de las 270 ballenas piloto que quedaron atascadas en los bancos de arena de Macquarie Harbour en Tasmania, el lunes. Ya murieron 200 ballenas en total y se lucha contra reloj para poder salvar algunas más, en este bahía estrecha del sur de Australia que enfrenta una zona muy agreste, despoblada y desprovista de infraestructura para reaccionar rápidamente.

Según informó la agencia Europapress, unos 50 cetáceos de esta especie de mamíferos pudieron ser rescatados, pero no más, ya que a pesar de que varias embarcaciones de rescate las rodean  para tratar de impulsar su retorno a aguas abiertas, es tan escasa la profundidad del lugar que la gente puede acercarse hasta ellas sin que el agua les pase de la cintura. 

Á Kris Carlyon, biólogo del lugar, por momentos lo gana el escepticismo: “salvar a las ballenas piloto vivas constituye un desafío que podría llevar días”. Nic Deka, a cargo del operativo, no se deja sin embargo ganar por las dificultades: “El lunes conseguimos rescatar un grupo y hoy aumentamos nuestros esfuerzos”, aseguró y agradeció la ayuda de unos 60 granjeros del área, Strahan, una localidad del norte de la bahía, que se acercaron a colaborar en esta zona de mareas irregulares y frío intenso en esta época del año, aunque haya despuntado la primavera.

Este clima desapacible y fresco, sin embargo, favorece la supervivencia de los animales, mientras se aguarda que la marea suba y contribuya con el esfuerzo humano. 


Mañana, Deka y Carlyon, sobrevolarán la zona para evaluar con cámaras infrarrojas el estado de las ballenas varadas.

Saben que algunas más morirán y tratarán de rescatar a las  más jóvenes o que estén en mejores condiciones para regresar a aguas abiertas. Un gran inconveniente es el temperamento solidario de las ballenas con su grupo: si alguna es rescatada, a veces no se va definitivamente, esperando que sus amigas corran la misma suerte que ella, y entonces, vuelven a enterrarse. La presión constante contra la arena puede aplastar sus órganos.

Vanessa Pirotta, una especialista en mamíferos marinos, declaró que los varamientos son frecuentes en esta zona y que a veces suceden porque los cetáceos andan en grupo y si uno se desorienta, terminan desorientándose todos.