sábado 24 de julio de 2021
ACTUALIDAD Proteccionismo
04-03-2021 08:42

Proponen que la industria de la moda pague regalías por utilizar el estampado leopardo

Conservacionistas de Oxford quieren que la industria de la moda pague por el copyright de la piel de leopardo. No aclararon quién lo cobraría

04-03-2021 08:42

Un organismo conservacionista británico que funciona en la Universidad de Oxford propone que la industria de la moda pague regalías por la utilización del estampado o la imagen de los leopardos. La iniciativa, que en principio podría ser bienvenida ya que admite que los animales también tienen derechos, incluso legales, no aclara sin embargo quién será el receptor de ese impuesto, qué autoridad jurídica ejercerá el contralor ni precisó el destino de la recaudación. 

Los leopardos son una especie de felinos que, en varias subespecies, habitan sobre todo Africa, Medio Oriente y Asia. En todas esas latitudes está en peligro de extinción a causa de la caza furtiva, el turismo invasor y también los estragos del cambio climático. Aspectos todos en los que Gran Bretaña ha sido partícipe.

Lo más parecido a un felino que se ha detectado hasta ahora en territorio británico es el lince eurasiático, una especie que se extinguió hace 1.300 años y que lentamente se intenta reimplantar en los bosques ingleses. 

La propuesta de cobrar un “derecho de propiedad de especie” por el uso de la imagen parcial, total o simbólica del animal alcanzaría no sólo a los sectores involucrados en la industria de la moda sino también a los medios que la difundan sin propulsar la conservación de la biodiversidad. 

Animal print: la historia del estampado que nunca pasa de moda

La iniciativa

El proyecto fue gestado en la Unidad de Investigación para la Conservación de la Vida Silvestre, que depende del departamento de Zoología de la Universidad de Oxford (WildCRU). Su director, el profesor David Macdonald, creó WildCRU en 1986 y desde entonces ha reclutado 30 miembros de diversos países que han publicado más de 300 papeles científicos sobre el lobo de Etiopía, la cebra Grévy, las aves de Galápagos y el impacto de la nutria en la vida salvaje de Bielorrusia y Argentina, entre otras cuestiones. 

"El estampado de leopardo es una de las tendencias más perdurables de la moda. Pero, lamentablemente, los propios leopardos han desaparecido en más del 75% de su rango histórico y se han extinguido en al menos una docena de países y regiones”, se explayó de forma inobjetable la doctora Caroline Good, coautora del proyecto.

"Nos propusimos cuantificar el interés en la moda con estampado de leopardo mediante el análisis de los medios de comunicación tradicionales, la actividad de Google y las publicaciones de Instagram. Descubrimos que, si bien hay 2,9 millones de publicaciones en Instagram con el hashtag #leopardprint y 80.000 artículos de noticias en inglés durante un período de 15 años, hay muy poca evidencia de que este interés lleve a la discusión de temas relacionados con la pérdida de biodiversidad y la extinción. Por ejemplo, en los medios de comunicación tradicionales, menos del 2% de las menciones al estampado de leopardo se asociaron con el estado de conservación del leopardo”, citó Good.

La proliferación del estampado de leopardo en la moda “puede enmascarar la amenaza genuina que enfrentan las especies en la naturaleza”, esgrimió. Y será difícil explicarle que Brigitte Bardot, Jackeline Kennedy, Susana Giménez, Angelina Jolie, Kate Middleton, Kim Kardashian, Heidi Klum, Lady Gaga, Jessica Simpson, Kristen Bell, Katie Perry, Emma Roberts, Selena Gomez, Jennifer López, Moria Casán, Kate Hudson y tantas bellezas más incluyeron o incluyen diseños de leopardo en su vestuario, sin que eso signifique que estén a favor de la extinción de la especie o que sus atuendos sean imitaciones.

Para WildCRU los medios de comunicación difunden noticias relacionadas con el animalprint que no frenan la extinción de los animales 

La moda animal

El africano Abiah “Superstar” Mahlase lo incluye en sus diseños más innovadores, así como lo hizo Chanel, aunque sus cosmovisiones sean opuestas. Como ya lo habían hecho Armani, Versace, Ralph Lauren, Vivienne Westwood y Stella McCartney, en 2018, el francés Jean Paul Gaultier renunció a la utilización de pieles en sus prendas y artículos.

"La gran mayoría de la gente no quiere tener nada que ver con objetos que provienen de animales que fueron enjaulados y electrocutados o apaleados hasta la muerte", declaró Gaultier cuando apostó a un cambio radical.

“El uso del simbolismo de animales en economías culturales prósperas podría revolucionar la financiación de la conservación”, estima Good coautora de la presentación junto a David Macdonald.

"La pregunta crucial es si este enorme interés en el estampado de leopardo puede convertirse en una ventaja para la conservación en el futuro. ¿Podemos encontrar una manera de conectar la moda con la urgencia de la conservación del leopardo, y de una manera que convierta el entusiasmo no solo en conciencia sino en beneficio práctico para la especie?”, se interroga el bienintencionado Macdonald, cuyo apellido dispara asociaciones involuntarias. 

"Esperamos que este estudio sea de interés para las ONG conservacionistas que buscan campañas de marketing innovadoras, así como para las marcas de moda con fines de lucro y los minoristas que buscan interactuar con los consumidores que exigen responsabilidad social de sus marcas”, agregó convencido, sin dar mayores precisiones sobre cómo implementar la iniciativa que, si fuera remotamente efectiva, nadie dudaría que podría destinar millones de euros a conservar el patrimonio natural africano, entre otros.