Lluvia moderada
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 11 de diciembre de 2018 | Suscribite
CIENCIA / el mirador natural del cielo
domingo 21 enero, 2018

La Puna salteña es el nuevo polo astronómico mundial

Durante este año y el próximo se instalarán allí seis observatorios para conocer más sobre el universo. Esta semana llega un radiotelescopio.

por Cecilia Farré

Avance. Comenzaron a llegar a Salta las primeras piezas del telescopio Llama, que se instalará en Altos Chorrillos. Foto: CAM

Por la calidad de la atmósfera, la altura, la poca humedad y la escasa interferencia sonora y lumínica, la Puna salteña es un lugar codiciado por los astrónomos. Gracias al impulso de científicos y el apoyo local, en el transcurso de este año y el próximo se instalarán allí seis observatorios astronómicos internacionales. El proceso se inicia esta semana con la llegada a Altos Chorrillos, a 20 km de San Antonio de los Cobres, de un radiotelescopio para el proyecto argentino-brasileño Llama (Large Latin American Millimeter Array).

El instrumento tendrá como objetivo observar el cielo en ondas milimétricas y submilimétricas ya que los objetos celestes emiten en un rango amplio de longitudes de onda del espectro electromagnético. “La radiación de los objetos se distribuye en todo el espectro electromagnético y con nuestro ojos solo vemos una parte”, explicó la astrónoma Cristina Cappa, responsable científica del proyecto por Argentina.

Desde el Instituto Argentino de Radioastronomía, Cappa afirmó que este instrumento de 90 toneladas con una antena de 12 metros de diámetro “nos permitirá saber cómo se forman las estrellas, los planetas y los componentes para la vida, y ver los detalles de los objetos que están muy lejanos”.

El proyecto parte de un convenio entre el Ministerio de Ciencia argentino y la Fundación de Apoyo a la Investigación del estado de San Pablo. Esta última invirtió más de US$ 8 millones en la compra de la antena construida en Alemania. Argentina hará una inversión semejante en infraestructura, equipamiento, preparación del terreno y en el camino desde la base del cerro hasta los 4.800 metros donde se instalará el radiotelescopio. A esa altura, la calidad de detección de las radiaciones es mejor al disminuir la cantidad de vapor de agua, los aerosoles y el monóxido de carbono presentes en la atmósfera.

Colaboración. En el mismo cerro pero más arriba, a 800 metros de Llama, a fin de año se instalará Qubic, con un detector para intentar encontrar por primera vez en la radiación de fondo cósmico las “huellas” de ondas gravitacionales primordiales que ocurrieron próximas al nacimiento del universo. “El objetivo científico es tratar de descubrir una de los dos formas de polarización del campo eléctrico de la radiación del fondo cósmico, la radiación en microondas remanente del Big Bang”, destacó Beatriz García, vicedirectora del Instituto de Tecnología en Detección y Astropartículas. “Esa radiación –agregó García– viene viajando por el universo desde hace muchos años, es lo más viejo que se puede observar utilizando técnicas astrofísicas”.

Qubic es una colaboración de instituciones de Italia, Reino Unido, Estados Unidos y Argentina. La participación nacional surge de un convenio entre el Ministerio de Ciencia, la Comisión Nacional de Energía Atómica, la provincia de Salta y el Conicet. La inversión internacional es de alrededor de 4 millones de euros y el equipo que se utilizará es un bolómetro interferométrico para detectar las variaciones en la radiación del fondo cósmico.

También en Salta pero en el cerro Macón, a 4.650 metros, avanzan otros proyectos que impulsa el Instituto de Astronomía Teórica y Experimental (IATE) de Córdoba, que también tienen a Brasil como socio. En este caso Abras se trata del primer telescopio con detector infrarrojo con el que contará el país y permitirá ver los objetos del sistema solar más allá de los escombros o el polvo presente en el espacio.

En áreas próximas, Ison contará con telescopios dedicados a seguir la trayectoria de asteroides y la basura espacial próxima a la atmósfera terrestre. A estos proyectos se suman Toros y el Observatorio Astronómico de Tolar Grande . Lo que convierte a la Puna salteña en el nuevo polo astronómico internacional.


Robots y exoplanetas

Para hacer un relevamiento constante del cielo y seguir de manera óptica las alarmas de los detectores de ondas gravitacionales de LIGO de EE.UU., en tres meses, el Observatorio Robótico Optico de Transitorios del Sur (Toros) instalará el telescopio y la cúpula que lo protege de los vientos fuertes a 4.650 metros de altura en el Cerro Macón, Salta. El telescopio será robótico y recibirá las órdenes desde Tolar Grande, en la base del cerro. Además, contará con una cámara y un corrector óptico “para que pueda ver unos 10° cuadrados del cielo a la vez. La Luna mide medio gramo, serían como seis lunas llenas por seis lunas llenas”, explicó Lucas Macri, uno de los directores de Toros junto con Mario Díaz y Diego García Lambas. Además, en poco más de un mes estará en funcionamiento el Observatorio Astronómico de Tolar Grande para estudiar exoplanetas. “Observamos la capacidad que hay solo en el pueblo. Esas cosas no existen en un lugar común”, destacó García Lambas.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4475

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard