19 ene 2021
COLUMNISTAS |De Trump a Perón
sábado 9 enero, 2021

El poder de la calle

Ser capaz de trastocar el proceso constitucional, ya sea directa o indirectamente, mediante el uso de la violencia es un indicio de que dicho proceso democrático se está rompiendo.

El presidente Trump visto desde una perspectiva latinoamericana. Foto: JOAQUIN TEMES

El mundo se sorprendió al ver cómo un grupo relativamente pequeño de partidarios de Donald Trump irrumpió en el edificio del Capitolio cuando el Congreso de los Estados Unidos estaba en sesión esta semana para intentar certificar las elecciones presidenciales, poniendo punto y final a los intentos del presidente de revertir el proceso electoral, particularmente desde una perspectiva latinoamericana, donde lamentablemente nos hemos acostumbrado a la violencia política generalizada y al asalto a los edificios gubernamentales. Las cicatrices de dictaduras militares sedientas de sangre aún frescas, era cómico ver a personajes como el llamado 'Lobo de Yellowstone', un autoproclamado 'chamán' de la teoría de la conspiración QAnon vestido como un minotauro, divagando desde la silla del presidente del Senado, Mike Pence, quien había sido llevado rápidamente a un lugar seguro por agentes del Servicio Secreto momentos antes.

En Argentina, el movimiento peronista ha hecho de "dominar las calles", una especie de metáfora para expresar la amplitud de sus seguidores. Sin embargo, es mucho más que una demostración de apoyo popular: también comunica una capacidad física que se ha utilizado contra sus oponentes políticos una y otra vez. Grupos políticos se movilizaron para liberar a Juan Domingo Perón en lo que se conoce como el “Día de la Lealtad” allá por el 17 de octubre de 1945. Después de ser expulsado del movimiento por Perón un mes antes de su muerte, la organización paramilitar Montoneros con tácticas guerrilleras utilizó las calles para luchar contra sus enemigos percibidos, incluidas las Fuerzas Armadas quienes después de que un golpe militar instalaron la infame dictadura militar de 1976-1983.

Donald the Clown y los blancos desclasados

El uso violento del espacio público es una demostración de debilidad institucional, donde las diferencias políticas deben resolverse por la fuerza bruta. De hecho, cuando las dictaduras militares de América Latina tomaron el poder con tanques y soldados en las calles, incluso bombardeando el Palacio Presidencial y matando a un presidente en funciones, como le sucedió a Salvador Allende en Chile en 1973, dejaron en claro que las Constituciones eran menos importantes que la capacidad. para infligir daño físico a un enemigo. Desafortunadamente, estas situaciones todavía suceden hoy, como se puede ver en la Venezuela de Nicolás Maduro o incluso en El Salvador de Nayib Bukele. Ser capaz de trastocar el proceso constitucional, ya sea directa o indirectamente, mediante el uso de la violencia es indicio de que el proceso democrático se está rompiendo.

Hay muchas señales preocupantes de lo que vimos en Washington DC esta semana. Fue un presidente en funciones, Donald Trump, quien despertó a la multitud y les pidió que marcharan hacia el Capitolio, donde su vicepresidente encabezaba una sesión en la que un grupo minoritario de legisladores buscaba desafiar los resultados de las elecciones de noviembre. Los violentos enfrentamientos entre los partidarios de Trump y las limitadas fuerzas de seguridad en el Capitolio de los EE. UU. Escalaron rápidamente fuera de control debido al número limitado de oficiales y barreras, lo que obligó a los senadores y representantes a huir como un grupo heterogéneo de personas de mediana edad, con sobrepeso mientras extremistas de derecha teóricos de la conspiración y supremacistas blancos marcharon hacia los edificios con la intención de bloquear el voto y potencialmente anular las elecciones. Una vez dentro se tomaron selfies y destrozaron el edificio para llevarse recuerdos. particularmente de la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. Una alborotadora fue asesinada a tiros dentro del Capitolio, mientras que un oficial de policía murió más tarde a causa de sus heridas.

Rostros del grupo que tomó por asalto el Congreso

Si bien estas personas claramente no representaron una amenaza para la democracia representativa más antigua del mundo (el Congreso volvió a reunirse más tarde esa noche y certificó efectivamente la elección), las acciones de Trump son extremadamente peligrosas para el futuro del sistema político de Estados Unidos. El presidente saliente, que no estaba dispuesto a aceptar la derrota, envió efectivamente a un grupo de hooligans a saquear uno de los monumentos más sagrados de la democracia estadounidense, reteniendo deliberadamente a la Guardia Nacional (hasta que el vicepresidente Pence ordenara su despliegue) y animándolos a través de las redes sociales. Sea o no su intención, hizo saber a todos que tiene el poder de “dominar las calles” de manera violenta y que es capaz de perturbar el proceso democrático. El poder de Trump sobre estas personas es ideológico, lo que lo hace más peligroso que el de América del Sur, donde generalmente está vinculado a reivindicaciones económicas. Su negativa a ceder, junto con la construcción de una elección amañada durante meses, animó aún más a sus seguidores acérrimos, entre los que se encuentran muchos miembros de las milicias civiles que cuentan con decenas de miles de hombres armados.

Trump no parece tanto la causa, sino más bien la consecuencia de una fractura en la sociedad estadounidense que solo se ha profundizado bajo su controvertida presidencia. La irrupción del Tea Party como un actor importante en la política conservadora durante los años de Obama fue una señal temprana de un giro hacia los extremos más fundamentalistas del espectro político. La rápida proliferación de dispositivos conectados, junto con la profundidad y velocidad de la comunicación y la amplificación que hace posible Internet, han tomado los sistemas políticos por asalto, ayudando a consolidar la polarización como la característica definitoria de nuestro tiempo. La combinación de desinformación, junto con el agotamiento de un capitalismo global que ya no genera mayor riqueza para todos.

En Argentina se dice que solo los peronistas pueden gobernar en una crisis, ya que cuentan con suficiente músculo para controlar las calles. Macri fue solo el primer no peronista en completar su mandato de cuatro años desde la reanudación de la democracia en 1983, lo que suena como una pequeña hazaña para cualquiera que no sea argentino. Que una democracia sea capaz de transitar a través de administraciones de signos políticos opuestos sin violencia callejera, y que se pueda aprobar una política importante y divisoria sin disturbios, es una señal de fuerza. Era impensable antes de esta semana que el Congreso de los Estados Unidos pudiera interrumpirse usando la fuerza física. Debería servir como una fuerte advertencia para todos de que la democracia no debe darse por sentada.

 

Traducido del su columna del “Buenos Aires Times” de 9/1/2021

https://www.batimes.com.ar/news/opinion-and-analysis/latin-american-lessons-for-the-united-states-damaged-democracy.phtml


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5245

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.