Despejado
Temperatura:
17º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 21 de octubre de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / Opinión
domingo 30 septiembre, 2018

La culpa no es de Caputo

Puede haber sido muy eficiente en su carrera privada, pero ese conocimiento no le alcanzó para saber comportarse en la actividad pública.

por Gustavo González

Papelón en el Central. Tres presidentes en tres meses: Sturzenegger, Caputo y Sandleris. Foto: Temes

Macri nunca condujo una empresa como si fuera suya. Su padre no se lo permitió. Igual sabe de qué se trata. Sabe que si le hubiera tocado elegir para un cargo clave, como CFO, a una persona que tres meses después le renunciara, generaría un estado de lógica intranquilidad interna y de preocupación en el resto del empresariado.

Todos hubieran leído que el problema no era quién renunció ni por qué lo hizo, sino el que eligió a una persona tan inestable y no pudo contenerlo y controlarlo.

Cuando eso pasa en un país, el conflicto es mucho más grave. Porque hay millones de habitantes de por medio y porque, en el caso de la Argentina, los inversores aún dudan de la estabilidad emocional de sus dirigentes políticos.

Acaba de pasar con la renuncia del titular del Banco Central, una entidad autárquica pero no independiente, que en tres meses ya tuvo tres jefes distintos.

Adiós Messi. Caputo no es el problema. Tampoco sus desacuerdos con el FMI sobre la mayor o menor intervención monetaria sobre el mercado de cambios, ni sus discusiones de palabra o de manos con su colega Dujovne.

Caputo siempre demostró que no había sido formado para la tensión y responsabilidad de un cargo público. Se educó e hizo carrera en el universo privado, adiestrado como pocos a conseguir rentabilidades rápidas esquivando cuanto pudiera las regulaciones estatales.

Un trader experimentado en los negocios offshore, dueño de sociedades que no reconoce como propias y de declaraciones juradas incompletas. No se formó para entender al Estado, sino para eludirlo.

Y no es su culpa. La Argentina no tiene una escuela de formación de funcionarios como Francia u otros países. Un importante porcentaje de quienes llegan a ocupar cargos públicos, lo hace a través de relaciones partidarias o personales. Recién ahora, de modo aún incipiente, están comenzando los llamados a concurso para cubrir vacantes.

Solo en ese contexto de precariedad burocrática, política y conceptual, no resultó extraño que en 2016 un jugador financiero llegara a manejar el Ministerio de Finanzas primero y el Banco Central después, ni que hasta esta semana tanto funcionarios como economistas y periodistas especializados hablaran de él como del "Messi del Gobierno". Una frase que ahora se resignifica al recordar las angustias y renuncias que también protagonizó el astro de la Selección.

Su irresponsabilidad no es su responsabilidad. Es de quien lo eligió conociendo, o debiendo conocer, sus capacidades y limitaciones.

Tensiones. Quienes sufrieron junto a él sus meses en el Ministerio de Finanzas cuentan que cuando este diario reveló sus relaciones con una sociedad offshore, de la que negó ser dueño pese a que los documentos decían lo contrario, Caputo perdió la voz durante varios días y dejó de dormir bien.

Recuerdan que para poder ir a declarar por ese tema al Congreso, debió tomar pastillas para no tartamudear. Estaba excedido por la tensión. También dicen que lo escucharon mascullar “¡Qué mal que la estoy pasando!”, como gritó el tenista Gastón Gaudio en medio de un partido.

Sufrió él y sufrieron los suyos. Hace un mes protagonizó un escándalo que para los políticos no es extraño, pero para alguien como Caputo resulta insoportable: lo insultaron y casi lo golpearon mientras cenaba con su esposa en una trattoria cool de Palermo. El agresor era un empresario.

Su irresponsable renuncia no es su responsabilidad. Sino de quien lo eligió.

Uno de sus amigos lo describe bien: "Toto es un amante de la vida y de los negocios, un gran tipo que nació para hacer dinero y vive para su familia y sus amigos".

Para alguien como él, no hay épica mayor que ésa, ni razones de Estado, ni el relato de la Patria, ni sangre, sudor y lágrimas. Solo hubo el llamado de un amigo del Newman como Macri y la aventura de probar algo nuevo hasta que se aburriera, se enojara o se angustiara, o todo junto. Que es lo que pasó esta semana.

Con la gota que rebalsó el vaso de la firma con el Fondo, ya sea porque él no estuvo de acuerdo con la política cambiaria decidida o por el supuesto pedido de Lagarde de que se cuadrara ante lo pactado. En cualquier caso, la culpa final no es suya, sino del Presidente de la Nación, que no pudo guiarlo y contenerlo y ahora carga con la responsabilidad de haberle aportado a la Argentina otra extraña particularidad: haber tenido tres presidentes del Banco Central en apenas tres meses.

Una secuencia trágica que comenzó en diciembre con Sturzenegger sometido a una conferencia en la Casa Rosada para cambiar metas que días antes habían sido aprobadas en el Presupuesto, y concluyó este martes 25 con la llegada de Guido Sandleris, mano derecha de Dujovne.

La primera lectura que se hizo es la de un ministro de Hacienda fortalecido por esa designación y por el arreglo con el FMI. Pero lo real es que hace menos de un mes Macri le ofreció su puesto a Carlos Melconian, un duro crítico de la gestión económica macrista. Dujovne quedó confirmado recién después de que Melconian le respondiera que no a Macri.

Es Macri quien debe garantizar la cordura, la honestidad y la capacidad de sus funcionarios.

En ese fin de semana insólito que concluyó con la poda de ministerios y la ratificación de todos los funcionarios con excepción de Mario Quintana, estuvieron por rodar otras cabezas. Por ejemplo la del canciller Faurie, la cara ante el mundo de la organización del próximo G20. Al igual que con Dujovne, el tentado fue otro crítico de la economía y de la política internacional de Macri, en ese caso Prat-Gay.

Fueron ofrecimientos que se hicieron casi a la vista de quienes serían reemplazados y de la sociedad. Un mes después, el “Messi” del Gobierno se fue y los que parecían prescindibles, hoy parecen fortalecidos. Pero entre tantas idas y vueltas, no hay fortalezas. Solo sensación de incertidumbre.

"Un país no es una empresa". Hace unos años, Paul Krugman tituló de esa forma un artículo no tan difundido en la Harvard Business Review. Lo explicaba de este modo: "Así como lo que los estudiantes aprenden en las clases de economía no les servirá para echar a andar un negocio, tampoco lo que los empresarios aprenden operando una empresa les ayudará en formular políticas económicas".

Para Krugman, el trabajo de un trader de un fondo de inversión consiste en ganar dinero, no en crear empleo. Ni siquiera en desarrollar empresas duraderas, sino en obtener el máximo rendimiento posible para sus inversores. Su teoría es que las experiencias del mundo privado no tienen por qué servir en la esfera pública y, muchas veces, resultan contraproducentes. El funcionario necesita una formación especial.

Luis Caputo puede haber sido muy eficiente en su carrera privada, pero ese conocimiento no le alcanzó para saber comportarse en la actividad pública. Su renuncia y el error de haberlo elegido en cargos tan importantes, al menos advierte que un país no puede ser manejado por empresarios, CEOs, abogados, economistas, periodistas o ingenieros. No al menos por personas que solo tengan esos títulos y esa única experiencia en su haber. El Estado requiere de otro tipo de experiencias y de otro tipo de compromiso.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4424

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.