Parcialmente nublado
Temperatura:
24º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 22 de enero de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / BAJO PERFIL EMPRESARIO
domingo 13 enero, 2019

Parador 'Los Cuadernos'

Viene de perfil bajo el verano 2019 para los hombres de negocios.

por Jairo Straccia

PUNTA CALMA. Menos fiestas y cenas corpos. Foto: CEDOC PERFIL

Viene de perfil bajo el verano 2019 para los hombres de negocios. En la industria farmacéutica, que en febrero pasado se fue en masa a Marruecos al cumpleaños 60 de Alejandro Roemmers, hasta ahora no recibieron ni un flyer para ir a una parrilla. Es cierto que no es lo mismo cumplir un número redondo y que todavía hay tiempo de que llegue una invitación, pero también creen algunos que viajaron que ver a Ricky Martin con look western, que no resultó gratis darse esa vida y después negociar los remedios con el PAMI. Entre los banqueros, en tanto, Jorge Brito, dueño del Banco Macro y procesado por la segunda causa de la imprenta Ciccone, está cerca de cancelar por segundo año consecutivo lo que era la tradicional cena en su chacra esteña de Mamá Ganso. Gabriel Martino, CEO del HSBC y uno de los chalecos amarillos de Cambiemos en la City, mudará su tradicional fiesta en esas playas uruguayas a Cariló.

Es que no son días para mostrarse mucho, después de que todos vimos la mugre detrás de la heladera corpo con la causa de los cuadernos de las coimas, en plena recesión y con divergencias entre los popes del establishment sobre si volver a apoyar a Cambiemos o meterle fichas a alguna forma del peronismo.

Introspectivos, tal vez juntos en algún Parador “Oscar Centeno” de José Ignacio, sí sean días para pensar en cómo depurar su imagen frente a la sociedad, que los viene ubicando bien al fondo en los rankings de credibilidad. Hay seguramente razones culturales y hasta religiosas por las que acá se asocia a los empresarios con ventajismo o delincuencia y no con éxito como en otros países, pero también hay comportamientos de figuras del establishment empresario y grandes compañías que defraudan.

Reflexiones sobre la responsabilidad empresaria y el juicio del Cuadernogate, por Jorge Fontevecchia.

¿Qué tal si hubiera un mea culpa real y no estrategias pensadas para la Justicia? Suena a gilada, lo sé, pero hay un punto que no están registrando. Laurence Fink, el capo de Blackrock, el mayor gestor de fondos privados del mundo y sinónimo de capitalismo, escribió en su carta a los clientes del año pasado sobre la necesidad de invertir en empresas con valores. Y tuvo que explicar después que se bajaba de un foro de inversiones en Arabia Saudita porque se estaba acusando a la corona de ese país de descuartizar un periodista, “y no era consistente ir”, según le dijo a Andrew Ross Sorkin en la conferencia Dealbook de The New York Times. Obviamente que la postura tiene un mil por ciento de marketing, pero también toma nota de un movimiento imparable con racionalidad económica: los consumidores y los inversores minoristas (en EE.UU. el 70% de los hogares tiene acciones de empresas) demandan comportamientos éticos. Otra frase que suena a sarasa, pero que indefectiblemente obliga en principio a las multinacionales a mostrar impactos positivos más allá del humo de la responsabilidad social, si quieren seguir ganando plata a largo plazo.

Claro, eso llega a la Argentina más o menos como la lluvia de inversiones. El 11 de diciembre fueron condenados dos ejecutivos de la automotriz Ford por crímenes de lesa humanidad en los 70. Un hecho inédito. ¿Alguien leyó una reflexión desde la compañía sobre su rol en aquellos años, que incluyó la provisión de los famosos Falcon verde al Estado? ¿Sería una locura pedirlo? En 2013 la empresa cumplió cien años en el país, con la visita del bisnieto de Henry Ford. Aquella etapa oscura no existió en el balance del centenario. ¿Y una investigación genuina de la propia Ledesma sobre lo que pasó en su ingenio jujeño en la Noche del Apagón? En Alemania, los accionistas de Mercedes Benz ordenaron hace años saber qué hizo su compañía acá en los años de plomo, pero por ahora, ha sido un caso aislado.

Con mucho menos sobre sus espaldas, tal vez en otros rubros sea hora de dar un paso al frente. Igualmente, se entiende que si el principal driver para los ingresos de una empresa es cuántos contratos, subsidios o mercados cautivos le da el Estado, haya más incentivos para cuidar ese vínculo que para ser transparentes. Basta ver ayer el comunicado del Foro de Convergencia Empresarial (¿vivo?). Ni cuadernos, ni dictadura ni aportes truchos a campañas: fue en repudio de dichos de Hebe de Bonafini. En serio.

Mientras tanto, dos datos de polarilandia. El Gobierno está más convencido que nunca de que el mundo le va a jugar a favor y de que Brasil y el campo le van a dar el rebote esperado antes de tiempo. E incluso creen que a pesar del recorte de subsidios, Vaca Muerta puede “levantar vuelo”, como ironizan algunos petroleros por la proliferación de ex LAN cerca de la política energética, desde el secretario Gustavo Lopetegui hasta Patricio Pinnel como su segundo o Agustín Agraz, mano derecha de Marcos Bulgheroni de PAE y amigo del funcionario. En el kirchnerismo, en tanto, cada vez se aleja más la idea de romper con el FMI si volvieran al poder. Están estudiando el caso Portugal. Lo llaman el país que aplicó un plan heterodoxo aún bajo un stand by.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4517

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard