Despejado
Temperatura:
11º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 17 de julio de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / MACRI y CFK / PANORAMA
viernes 5 abril, 2019

Líderes débiles

Los extremos de la grieta electoral que se repite están flojos de papeles en las encuestas.

por Roberto García

CAMINO A OCTUBRE Mauricio Macri Foto: DIBUJO: PABLO TEMES

Para Macri, Cristina será candidata a presidenta. Lo mismo piensa Elisa Carrió, convencida. Para ambos, es un caso cerrado esa determinación de la dama enemiga. Rara coincidencia entre dos socios que ya no coinciden en la misma sintonía amorosa y que, se supone, carecen de un celular rojo con la viuda de Kirchner (aunque se mencione a un abogado como un presunto correveidile de las partes, al menos con el jefe de Estado). Como además el propio ingeniero se desvela por repetir, con sospechosa insistencia, en que se presentará a la reelección, el misterio electoral que anida en los argentinos parece resuelto: los dos protagonistas principales de la vida política competirán uno contra otro en los próximos comicios.

La viuda de Kirchner todavía sigue mudita como la añeja fotografía de la enfermera que en los hospitales reclamaba silencio y, quienes secundan al mandatario, se interrogan por la validez del reiterado juramento de un hombre que se ha ganado fama por no acertar con sus deseos. Más bien, acumuló agravios por promesas no cumplidas.

Idas y vueltas. Faltan certezas en las dos capillas, a pesar de los reconocidos liderazgos. Sea en la sociedad anónima de Macri como en la sociedad secreta de Cristina. En una, abundan las discrepancias, sean los ortopédicos postizos del radicalismo o las sordas rebeliones de su propio cuerpo, los amigos personales que imaginan más conveniente que le ceda la posta electoral a María Eugenia Vidal. En la otra, domina el arbitrio de una mujer cuyo mapeo cerebral permanece desconocido, hermético. Pero en los dos bandos comienza a objetarse la posesión accionaria, circula el temor de que no sean los candidatos óptimos para la contienda, que no garantizan la victoria debido al rechazo personal que padecen en las encuestas.

Peña se acercó a la Iglesia para congraciarse y conversar con tres obispos

Presuroso, Macri decidió apagar los conatos políticos de incendio, se endureció con los suyos, y confía en que el dólar no lo enloquezca: entiende que la estabilidad cambiaria es su único cable con la permanencia. Magra salvación: depende del FMI y de una colaboración extra de Trump y su Reserva Federal, si el avión entra en emergencia, por unos presuntos 20 mil millones de dólares. Es vox pópuli en el Gobierno esa versión. Dicen que hubo un guiño. Quizás tenga mejor visión que Galtieri, quien afirmaba lo mismo cuando se lanzó a Malvinas.

De ahí que hasta se presta a la eventualidad de un diálogo en un territorio donde todos hablan de consenso y nadie lo practica. Mucho menos él. Pero se retracta: vuelve para ganar tiempo a un coqueteo con radicales ansiosos y díscolos, los habilita para hablar de la vicepresidencia y hasta de Lousteau como número dos cuando, a su juicio, esa designación sería su último acto de defunción.

También envió a Marcos Peña para negociar con la explosiva Corte Suprema –como lo había reclamado ese instituto por carecer de un interlocutor con la Casa Rosada–, mientras Vidal se reunía por su cuenta con ocho jueces federales, algunos odiados por el Ejecutivo.

Conciliación y paz. Hace 48 horas el agitado Peña se acercó a la Iglesia para congraciarse y mostrar disposición a conversar ante tres obispos (Poli, Malfa, Ojea). Allí propuso empezar de nuevo la relación con el Gobierno, borrón y cuenta nueva, finalmente el catolicismo es tan grandioso que siempre perdona.

Pero será difícil que le crean los curas a pesar de que el jefe de Gabinete era el sobrino preferido del lúcido padre Braun, cuyos consejos en este caso parecen haber inducido más a la apostasía que a la obediencia religiosa. Cualquier desenlace pacifista además se complica por la grave situación de pobreza y desempleo, las limitantes de fondos para caridad social, el denominado curso liberal del Gobierno y su culto al FMI –por no hablar del aborto en el Código– que irritan la paciencia vaticana, molesta porque Macri consulta siempre después de haber tomado las decisiones. Impensado: la cúpula clerical coincide con Storani.

El esfuerzo no disipa el suspenso sobre Macri candidato. Pero la bruma también invade la nominación de Cristina. Hegemónica, no puede detener una interna: un preso como Julio de Vido, tal vez abandonado por la ex presidenta luego de que él fue un todo servicio para la pareja Kirchner, empezó a descalificar a quienes la rodean, en especial al recién llegado Alberto Fernández, con el que mantiene una porfía sangrienta desde hace años. Referentes bonaerenses, a su vez, se hincan para que ella los incluya en su boleta, pero exigen comicios internos para nombrar al aspirante a la Gobernación. No quieren el dedo, ni siquiera el de la dueña. Primera línea de fuego por ese ejercicio democrático: La Matanza. Desde allí demandan Magario y Espinoza. Cuestionan, obvio, al ahijado que impulsa Cristina, su ex ministro Kicillof, protestan contra el hábito de otros jefes peronistas que siempre propiciaron a un ajeno en la Provincia, a un “carapálida”, en lugar de impulsar a un “negro” intendente de la Provincia.

Duhalde se ofrece como intermediario del conflicto. Y debe participar quizás de un pedido de reflexión a la viuda: las encuestas, casi todas, sostienen que en una segunda vuelta Cristina nunca podría vencer a Macri. Desde esa evidencia, aparecen voces anónimas que aguardan un renunciamiento tipo Evita que le garantizaría al peronismo unido triunfar sin atenuantes en un ballottage con un candidato de consenso. O de internas. Casi un sueño para algunos: ella se retira, evita divisiones partidarias, supera la grieta y se convierte en la gran electora y heroína del PJ. De acuerdo, claro, a lo que dicen las encuestas.

Hasta ahora no se encuentra al atrevido que ensaye esta propuesta ante la dama: ninguno de los espontáneos registra peso en la balanza para ese cometido. Ni siquiera hay quien se responsabilice del proyecto, casi todos juegan al entretenimiento infantil del Gran Bonete. Pero faltan tres meses todavía para producir este dibujo animado de Disney.

 


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4693

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard