jueves 22 de agosto de 2019 | Suscribite
DEPORTES / Un grito contenido durante 23 aos
miércoles 13 diciembre, 2006

La vieja mística “pincha” volvió con toda la furia

De la mano de un gran equipo, Estudiantes obtuvo su cuarto título de Primera en la era profesional tras muchos años de amarguras y frustraciones. Sus anteriores coronaciones y ésta tienen mucho en común.

por Redacción Perfil

default Foto: Cedoc
Tuvieron que pasar 23 años para que Estudiantes volviera a festejar un título de Primera División. Exactamente, los de La Plata no daban una vuelta olímpica en la máxima categoría del fútbol argentino desde el 10 de junio de 1983, cuando perdían por 2-1 en Avellaneda frente a Independiente pero, gracias al 2-0 que habían conseguido en el partido de ida, se coronaban campeones del Nacional con la misma base que venía de ganar el torneo anterior (el Metro ’82) con Carlos Salvador Bilardo como director técnico.

Aquella vez, salía a la cancha, dirigido por el fallecido Eduardo Luján Manera, un equipo “rojiblanco” integrado por Bertero; Camino, Brown, Agüero y Abel Herrera; Miguel Ángel Russo, José Daniel Ponce, Sabella y Trobbiani; Trama (autor del gol “pincha” en la finalísima) y Gurrieri.

Bilardo, en tanto, comenzaba entonces a conducir al Seleccionado y ya no estaba con el equipo. Pero la mística seguía siendo la misma. Esa que los “pinchas” ya habían patentado a fines de los años ’60 con aquel gran equipo dirigido por Osvaldo Zubeldía y que ofrecía como espectáculo aparte a la “Bruja” Juan Ramón Verón, cuya sangre vuelve a estar presente en una nueva coronación a través de su hijo Juan Sebastián.

Temple, mancomunión entre los jugadores, fuerza anímica para sobreponerse a la adversidad... Con esas mismas armas que hoy vuelven a campear en este equipo del “Cholito” Simeone, ya en el Metro ’67 aquel “León” de Zubeldía obtenía el que fue no sólo el primer título de la institución, sino también el primero logrado por un club de los no “grandes” en el profesionalismo.

Por eso, no extraña que hoy Pavone grite “tenemos unos huevos bárbaros”. Porque eso ya está en la genética de los jugadores “pinchas” desde aquellos tiempos. Y tal vez, desde antes. Desde las épocas de Lauri, Scopelli, Zozaya, “Nolo” Ferreira y Guaita, allá por fines de los ’20 y comienzos de los ’30. O desde aquellos tiempos del “Beto” Infante y Ogando, en los ’40.

Muchos años de frustraciones e incluso un descenso, del que se recuperaron rápidamente ganando de punta a punta el Nacional “B” en la temporada 1994/95, parecían alejar del imaginario “pincha” la posibilidad de un nuevo festejo de los grandes, como aquellos que entre 1968 y 1970 pintaran de blanco y rojo la ciudad de las diagonales al obtener el equipo de Zubeldía, Madero, Manera, Bilardo, Pachamé y la “Bruja” padre tres ediciones seguidas de la Copa Libertadores y una de la Copa Intercontinental.

Pero volvió la “Brujita”. Y con ello todos empezaron a soñar nuevamente en grande. Al fin y al cabo, quién podía impedirles hacerlo, si el hijo dilecto había vuelto a su querido “pincha” cuando varios grandes de Europa y Argentina lo querían. Claro, no sólo por Verón hoy Estudiantes vuelve a festejar como hace mucho tiempo no lo hacía. Y justamente por eso el festejo fue posible. Porque hoy Estudiantes es nuevamente no sólo un gran jugador, sino también -y fundamentalmente- un gran equipo.

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4729

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard