Soleado
Temperatura:
12º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 19 de junio de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS /
domingo 1 julio, 2007

¿Quiere ganar?

¿Por qué Cristina Kirchner sería la candidata del Frente para la Victoria en octubre, si en todas las encuestas tiene menos intención de votos que su marido?

por Redacción Perfil

Foto:

¿Por qué Cristina Kirchner sería la candidata del Frente para la Victoria en octubre, si en todas las encuestas tiene menos intención de votos que su marido? La calidad de un análisis se mide por la capacidad explicativa que tiene de la realidad y, en este caso, no sólo debe explicar las ventajas –discutibles pero entendibles– que tendría para el oficialismo que ella reemplace a su marido sino, y dado que para que eso suceda primero deberá ganar las elecciones, antes de entrar en esas especulaciones debe explicar por qué el oficialismo estaría dispuesto a correr riesgos electorales en octubre.
El acceso o no al ballottage se logra por unos pocos puntos de diferencia, y el 10% de mayor intención de votos a Néstor que a Cristina Kirchner es, en política, una distancia sideral. El desafío pasa, entonces, por explicar por qué el Frente para la Victoria es capaz de poner en riesgo su continuidad en el poder para que Cristina sea presidenta.

Maximizar el beneficio y minimizar el riesgo es la regla de la teoría de la decisión, y con esta premisa los economistas Harry Markowitz, William Sharpe y Merthon Miller, conocidos como “los tres reyes magos” (después se verá por qué), ganaron el Premio Nobel en 1990 con sus teorías sobre el control eficiente de la incertidumbre. En un primer trabajo, Portfolio Selection, Markowitz propuso una fórmula matemática que maximice el beneficio a un determinado nivel de riesgo o minimice el riesgo a un nivel de beneficio. Luego, Sharpe y Miller construyeron un modelo de equilibrio económico general asumiendo que todas las personas se comportan como Markowitz describe. Simplificadamente: el equilibrio entre riesgo y beneficio rige –y permitiría predecir– el comportamiento humano. O dicho de otra manera: el riesgo tiene un precio, y si bien no todos los seres humanos tienen aversión al riesgo, todos tienen aversión a las pérdidas.
Los principios de rivalidad y exclusión que manejan la lógica de la competencia no son sólo económicos sino también políticos. Por ejemplo: lo que hace Kirchner con la oposición no difiere de lo que hace una megacorporación que abusa de su posición dominante para acercarse al monopolio y eliminar la competencia (el mercado no funciona sin competencia, ni la democracia sin oposición).
Aplicando la fórmula de Markowitz habría que encontrar el punto de balance entre riesgo de pérdida y expectativa de beneficio de: a) asegurar hoy la permanencia de un Kirchner en el poder; b) el mayor beneficio que para Néstor Kirchner represente volver en 2011 que continuar en 2007; c) el mayor riesgo que represente para Cristina Kirchner suceder a su marido en 2011 que en 2007.
Para lo cual hace falta describir el escenario probable; por ejemplo, que de 2007 a 2011 será un período donde el modelo actual evidenciará sus imperfecciones generando turbulencias económicas y políticas que consumirían la popularidad de Néstor Kirchner, haciendo tanto más difícil el reemplazo de Cristina Kirchner por su marido en 2011 que hoy, y justifique el riesgo electoral actual. Este razonamiento parte de una hipótesis discutible: que la pérdida de popularidad que enfrentara el Kirchner que resultara presidente 2007-2011 no sería trasladable de Cristina a Néstor Kirchner pero sí de Néstor a Cristina.
Una versión ampliada del escenario anterior es que los costos políticos que deberá pagar el próximo presidente podrían ser de tal magnitud que hasta sería preferible para Néstor Kirchner correr el riesgo de que ganase un opositor a que él mismo tuviera que agotar su popularidad en las correcciones que habría que realizar. Algunos de los que imaginan este escenario quieren que Néstor Kirchner sea reelecto no porque les guste el Presidente sino para que él mismo sea quien deba enfrentar las consecuencias de su creación.
No pocos especulan con que Macri no apoyaría con mucha voluntad a ningún candidato opositor, porque en el eventual caso de que ganase, se estaría creando su propio adversario para 2011. Otros sostienen que Macri analiza quedarse dos períodos como jefe de la Ciudad y posponer sus aspiraciones presidenciales hasta 2014: la edad se lo permite, y prefiere que gane un opositor antes que tener que convivir con las presiones de Kirchner justo cuando le toca su primera responsabilidad ejecutiva.
Otras perspectivas para analizar los motivos de Cristina presidente podrían encontrarse en cuestiones de índole personal. Que Néstor y Cristina Kirchner hayan construido una sociedad política entre iguales, donde Cristina exija hoy el cumplimiento de un pacto preestablecido de alternancia de roles. O que el Presidente haya consumido sus reservas físicas y psicológicas en estos cuatro desgastantes años de tarea, y no resista otros cuatro de presión similar sin un período sabático.
Pero todas estas especulaciones parten de que los decisores son racionales y ni en política ni en economía esto sucede. Vale aclarar que con la fama del Nobel, Harry Markowitz patrocinó un fondo de inversión que años después soportó desastres financieros “impredecibles”.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4665

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard