viernes 29 de mayo de 2020 | Suscribite
ECONOMIA / La Argentina no es la nica
domingo 1 julio, 2007

Crisis energética, la otra cara de la globalización

Apocalíptico análisis de George Soros, uno de los hombres de negocios más influyentes del siglo XX. El punto crítico de Hubbert. Críticas a EE.UU. y la comparación entre terroristas y Hugo Chávez.

Foto: Cedoc
domingo 1 julio, 2007

Mientras la crisis energética afecta cada día más a todo el planeta, poniendo en verdadero peligro el futuro del hombre, el poderoso empresario George Soros critica la política de Estados Unidos de “creerse lo bastante poderoso como para afrontar estos problemas por sí solo”, cuando en realidad se requiere de “la cooperación internacional”.

“La crisis energética puede interpretarse como la otra cara de la globalización. En qué grado llegue a poner en peligro nuestra civilización dependerá de cómo la afrontemos”, sostiene Soros en su libro “Tiempos inciertos” (Debate).

El núcleo de la crisis energética global es la actual restricción de la oferta de petróleo. El consumo supera ampliamente el descubrimiento de nuevas reservas. Por ejemplo, en 2004 se consumieron 30.000 millones de barriles, pero sólo se descubrieron 8.000 millones.

Un geofísico estadounidense, M. King Hubbert, construyó un modelo teórico de la disponibilidad de las reservas de petróleo (punto crítico de Hubbert), y basándose en dicho modelo, en 1956 predijo que la producción petrolífera de Estados Unidos alcanzaría su punto crítico entre 1956 y 1970, mientras que en 1971 predijo que la producción mundial haría lo propio entre 1995 y 2000.
Cuando un yacimiento ha agotado ya la mitad de sus reservas (que es cuando se considera que alcanza su punto crítico), se hace cada vez más difícil extraer el petróleo que queda.

Otro factor a considerar es que la demanda ha sido fuerte en los últimos años como consecuencia de la fortaleza de la economía global y, además, al auge de China y otros países en desarrollo, que hacen un uso de la energía menos eficiente que las economías maduras.

También influyen otras conexiones de tipo político que influyen en la crisis energética global. Para Soros “la amenaza real es que los terroristas, y otros – los piratas en Nigeria y Hugo Chávez en Venezuela – podrían interrumpir la cadena de suministro de energía”.

Una posible solución podría ser la obtención de un combustible libre de carbono a partir del carbón, para lo que se requerirían inversiones sustanciales en nuevas tecnologías.

En este contexto, Soros plantea que uno de los errores de Estados Unidos “es creerse lo bastante poderoso como para afrontar estos problemas por sí solo”, cuando en realidad se requiere de “la cooperación internacional”.

Hay varias situaciones que deberían replantearse. China es un ejemplo: hasta 1993 era un país autosuficiente en cuanto a petróleo y en la actualidad importa casi la mitad del que consume. Sin dudas, sería un país con un genuino interés en experimentar un desarrollo energético más armónico, pero en su afán de buscar fuentes de energía alternativas se ha convertido en " cliente de diversos regímenes deshonestos de Africa y Asia central".

Europa debería tomar la iniciativa en lo que a cooperación energética se refiere, ya que actualmente tiene una fuerte dependencia del gas natural, con Rusia como principal proveedora. " Esto hace a Europa particularmente vulnerable, ya que Rusia ha empezado a utilizar su control sobre las reservas de gas como arma política", afirma.

George Soros ha sido uno de los hombres de negocios más influyentes del siglo XX. Nacido en Hungría, su familia de origen judío sobrevivió a la ocupación nazi de su país para luego refugiarse en Londres. Después de instalarse en 1956 en Estados Unidos, creó uno de los fondos de inversión más importantes del mundo.


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5010

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.