Parcialmente nublado
Temperatura:
30º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 15 de noviembre de 2018 | Suscribite
POLITICA / detrs de un gran hombre...
viernes 22 agosto, 2008

Primeras Damas, ¿una especie en extinción?

En Latinoamérica predominan los mandatarios que por su situación personal no tienen una mujer que oficie como tal. Una figura con los días contados. Galería de imágenes.

Galería de imágenes

por Redacción Perfil


Fotogalería
Foto: Cedoc

Las primeras damas han tenido diferentes sitiales en la historia de la política, según el perfil que hayan adquirido durante el mandato de su esposo. Desde la mítica Eleanor Roosevelt, destacada en la Casa Blanca y conocida como "La primera dama del mundo"; hasta otras muy distintas, célebres no por el aporte a la gestión si no por sus collares como Carmen Polo, consorte del dictador español Francisco Franco o la filipina Imelda Marcos por su numerosa colección de zapatos.  Anecdotario aparte, fue Estados Unidos fue el primer país en oficializar el rol de primera dama, algo que se ha transmitido al resto del mundo.

Hoy Latinoamérica vive un momento especial en cuanto a la figura de la Primera Dama, ya que hay varios casos en donde ese puesto no es ocupado por la esposa del Presidente, simplemente porque éste no la tiene. Y si se habla de Cristina Fernández de Kirchner y Michelle Bachelet, la cosa se torna aún más curiosa.

Vale detallar cada una de las situaciones, comenzando por el del flamante presidente paraguayo Fernando Lugo quien, por haber sido sacerdote, ha dedicado su vida al celibato. En ese caso, se anunció que será su hermana Mercedes la primera dama del Paraguay.

Casada y con hijos, fue ella misma quien lo habría animado a lanzarse a la arena política, diciéndole: "Has ofrecido tantos años a la Iglesia, ahora quizá Dios quiera que te entregues por un tiempo a tu patria". Pero la misma mujer que lo animó a romper con la historia política de su país, dominada desde hace décadas por la derecha, es hoy cuestionada por una ONG y algunos miembros del propio partido que buscan suprimir el despacho de la primera dama en el Paraguay tal como lo hizo el ecuatoriano Rafael Correa en Ecuador.

"Meche" como la llama su hermano fue siempre la más cercana en su familia y esquien le prepara los guisos tal como lo hacía la madre de los Lugo Méndez y otros platos típicos de la cocina paraguaya. Ahora otras tareas le esperan, lejos de la escuela rural en la que enseñó por años. Ella promete encarar con alegría y empeño su nueva actividad a pesar de la resistencia de algunos sectores.

Pero ella no es la única hermana que tiene que acompañar a un Presidente por estos días, ya que igual situación se dio en Bolivia cuando asumió Evo Morales, soltero aunque con dos hijas de diferentes madres. Con una activa vida amorosa guardada bajo siete llaves, Evo dice estar "casado con Bolivia" y es por eso que Esther, su hermana mayor y madre de crianza, es quien ejerce los oficios de la primera dama de su país. Esther Morales de Wilcarini tiene tres hijos y hasta que su hermano llegó a la Presidencia se ocupó de su familia y de su tienda de comestibles.

Algo que era difícil de imaginar cuando a los seis años del actual Presidente fueron junto a su padre a trabajar en la zafra de Jujuy. Una vida de sacrificio que no le quitó a Esther la sonrisa que le deja lucir su diente de oro.  La misma sonrisa que esbozó cuando, en tren de celestina, sugirió unir sentimentalmente a su hermano con la chilena Michelle Bachelet durante una entrevista con el semanario chileno The Clinic. Sus palabras fueron: "felices pues allá (en Chile) que tienen a una mujer de presidenta, ¿dicen que es soltera también? Entonces lo que hay hacer es unirlos a ella con el Evo, no ve que también es soltero. Y mientras se reía, remató: "Hay que casarlos pues. Bonito sería".

Michelle Bachelet, divorciada y con tres hijos, dio mucha lugar a especulaciones sobre "el primer caballero" de Chile. Se concluyó que la acompañaría en actos protocolares el canciller Alejandro Foxley como de hecho lo hace cada vez que la médica sale del país o recibe a algún mandatario. También se dijo que su madre, Ángela Jeria sería quien se dedicaría a los temas sociales.

Luego se informó oficialmente que una ministra de su antecesor Ricardo Lagos lo haría. Adriana Delpiano, que ejerció como ministra del Servicio Nacional de la Mujer y ex subsecretaria de Desarrollo Regional se haría cargo de las fundaciones de ayuda social que presidía la esposa de Lagos, Luisa Durán. En enero de 2007 fue designada como intendenta de la región Metropolitana, por lo que debió ser reemplazada por María Eugenia Himas, esposa del Ministro de Obras Públicas, Sergio Bitar y actual directora del área sociocultural de la Presidencia.

Para Sara Sefchovic, investigadora de la Universidad Nacional de México y estudiosa del tema, “La Primera Dama es una función, no una persona”, por lo cual la ausencia de la misma puede tranquilamente solucionarse de manera creativa, repartiendo la tarea entre quien o quienes puedan cumplirla de la mejor manera.  Consultadas fuentes de la Cancillería, no hay acuerdo sobre las funciones de una primera dama y las opiniones tienden a coincidir en que “se estudia cada cada caso” y se aplica el “donde fueras, has lo que vieras” ya que en cada país hay una forma de proceder.

La consultora en imagen Rosario Jijena Sánchez sostiene que “ todo depende de cómo se organiza el evento. En algunas ocasiones las esposas o los esposos de los/las mandatarios no son invitadas oficialmente, con lo cual el problema se soluciona.
Si esto no sucede, siempre evaluar una solución resulta un dolor de cabeza para los agentes de ceremonial. El verdadero problema se da con presidentes solteros o viudos. En algunas de estas ocasiones, la hija o hermana del presidente ocupa momentáneamente el lugar de la primera dama. En otras ocasiones, la esposa del vicepresidente o la mujer más representativa del gobierno lo acompaña. Cuando las parejas están en una sala o en salón y tienen que pasar al comedor, siempre se cruzan: el esposo de una va del brazo de la esposa del otro”.

El caso venezolano muestra a un presidente que se divorció en el ejercicio de la función. Hugo Chávez se casó en segundas nupcias con Marisabel Rodríguez en 1997, las imágenes pasaron de aquella joven pareja desfilando en el auto descapotable, a la de un hombre solo que no ahorra piropos cuando se le cruza una mujer. Se separaron en 2002, después del golpe de abril que fue para ella una suerte de punto de inflexión.

Lo curioso en este caso es que la rubia locutora pasó de ser la Primera Dama venezolana a una férrea opositora de su ex esposo, con el que tuvo una hija, Rosinés. Quienes trabajaban en Miraflores en días de Marisabel junto a Chávez la recuerdan como un ser de una gran amabilidad y dulzura, muy diferente a la imagen de mujer batalladora que aparece hoy en los medios.

Oficialmente, nadie ejerce el rol de primera dama de Venezuela y Chávez, con su particular estilo, parece bastarse a sí mismo aunque suele acompañarlo a algunos encuentros internacionales una de sus hijas, María Gabriela. Cabe recordar que cuando Carlos Saúl Menem rompió con Zulema Yoma escándalo por medio, su hija Zulemita hizo de primera dama viajando a diferentes actos alrededor del mundo.

Costa Rica es otro de los casos de presidentes solitarios. El premio Nóbel de la Paz Óscar Arias se convirtió en el primer mandatario divorciado en la historia de su país. Su mujer, Margarita Penón, lo acompañó en su primer periodo y se alejaron luego de dejar éste la presidencia. La hija de Arias, Sylvia, se negó a ocupar el rol que su madre dejó.

En Cuba también permanece vacante desde que Vilma Espín, esposa de Raúl Castro, falleciera el año pasado. Ella era, paradójicamente, quien oficiaba de primera dama de Fidel Castro. Mariela, una de las hijas del matrimonio, se ocupa ahora de muchas de las actividades de la madre mientras continúa con sus funciones en el ministerio de Educación Sexual.

En la Argentina, la actual presidenta viene de ser una primera dama de alto perfil, aunque a ella le gustaba que la llamen "primera ciudadana", mientras ejercía sus funciones en el Senado y acompañaba a su esposo en viajes por el mundo. Poco se la vio en tareas sociales o benéficas, monopolizadas por el ministerio de Desarrollo Social a cargo de Alicia Kirchner, hermana del ex presidente.

"Soy el primer damo", dijo Néstor Kirchner hace pocas semanas en la localidad de José C. Paz. Cuando la Presidenta acude a algún acto protocolar como la toma de posesión de un mandatario la acompaña el canciller Jorge Taiana y no "el primer damo". Pero no hacen falta grandes análisis para saber que su esposo es mucho más que eso.

(*) Editora de perfil.com


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4449

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard