Soleado
Temperatura:
15º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 23 de mayo de 2019 | Suscribite
POLITICA /
domingo 5 junio, 2011

Investigación de Jorge Lanata: las pruebas contra Sergio Schoklender

Cómo es el oscuro entramado organizado por el ex apoderado de Madres de Plaza de Mayo para convertirse en millonario. Por qué la administración K dejó hacer.

por Redacción Perfil

Foto: Cedoc.

Sergio Schoklender mató a sus padres el 30 de mayo de 1981. El 30 de mayo de 2011, treinta años después, intentó matar a las Madres: ese día dijo: “Yo renuncié, no me echaron”, y comenzó el escándalo. Las Madres no tuvieron, en décadas de existencia, peor enemigo: Schoklender dilapidó sus recursos, se enriqueció, favoreció a sus amigos e inició luego un histérico raid mediático, plagado de mentiras e inconsistencias.

La frialdad de la primera entrevista con Clarín (que muchos interpretaron como un “mensaje”, justo él hablando con el “monopolio”, como lo increparon por Radio Nacional) contrastó con las últimas en los programas de Maximiliano Montenegro y en el de Tenembaum y Zlotogwiazda. Su discurso se volvía errático y confuso y no podía responder preguntas simples; los nombres de las empresas y los testaferros se mezclaban, y –mientras una decena de periodistas de distintos medios chequeaban uno a uno sus dichos– su argumento se derrumbaba como un castillo de naipes.

Ya el Gobierno, que al comienzo había insistido en guardar silencio y señalar una conspiración, comenzó a virar lentamente su posición: primero fue Randazzo quien pronunció la palabra “dudas”, luego Timerman, quien rompió su habitual obsecuencia, y finalmente Cabandié, quien pidió que se hiciera justicia.

El secuenciador de la Cámara Federal volvió a caer en el juez Norberto Oyarbide, que debería jugar semanalmente a la lotería: se volvería millonario en meses. Es cierto que sus posibilidades de salir en un sorteo se duplican, ya que se encuentra a cargo de dos juzgados (en uno de ellos como juez subrogante casi eterno, con un salario del 33% del titular) aunque fuentes inobjetables del Palacio de Justicia aseguraron a este diario que el sorteo tiene siempre una ayudita manual: el secuenciador elige un número con lógica random, pero se trata simplemente de volver y volver a prenderlo hasta que sale el numerito que tranquilice a todos.

“Esta vez vamos a ir a fondo”, aseguraron a PERFIL fuentes oficiales. El viernes, a pedido del fiscal de la causa, Oyarbide allanó a Schoklender y ordenó que se le impida salir del país. Así comenzó a ventilarse un secreto a voces: el Gobierno lleva años sabiendo de las irregularidades en la constructora de las Madres. Fue esa preocupación la que llevó allí a Felisa Miceli, después de la bolsa en el baño. El zorro en el gallinero llegó a ordenar las cuentas y, como se informó el pasado domingo, dio en 2007 y 2008 con sobregiros de 10 y 20 millones de pesos. Pero eso era sólo la punta del iceberg.

RAPI-SERGIO REMISES
Ana Valeria Schoklender, hermana de Sergio y Pablo, cambió su apellido a fines de los 80. Formuló, a la vez, un planteo de impugnación de herencia por desheredación. Era obvio: los hermanos habían matado a sus padres y no podían heredarlos.
—Usted salió de la cárcel en el 95 con lo puesto...–le dijo Maxi Montenegro a Schoklender en el Canal 26.
—No tenía nada. Y me dediqué a trabajar(...). Puse un estudio jurídico...
Si fuera cierta, la historia de Schoklender sería similar a la de Henry Ford o John D. Rockefeller: en 16 años –según él mismo aseguró–podría comprarse un avión o una Ferrari.
–Se ha puesto la mirada en usted porque se lo ha visto...–siguió Maxi.
—Porque vivo bien.
—Porque se lo...
—Porque gano bien.
—Porque se lo vio en un yate de 14 metros valuado en 420 mil dólares y viajando en aviones privados...
—En principio yo gano bien, tengo buenos ingresos.
—Empecemos desde el principio...
—No tengo aviones privados ni yates.
—¿No?
—Pero estoy en condiciones de tenerlos...
El hombre que se recibió de abogado y psicólogo en el Centro Universitario de Devoto se declaraba un “ingeniero frustrado” con visos de Thomas A. Edison: de pronto su fortuna se acumuló gracias a una serie de patentes que lo hicieron riquísimo. ¿Por qué en aquellos años de sombra no estudió ingeniería? Nunca lo aclaró.

Más información en la edición impresa del diario Perfil.

 


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4638

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard