Despejado
Temperatura:
13º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 21 de septiembre de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / balance
sábado 27 abril, 2013

Que hable el viento

default Foto: Cedoc

Ahora, después del pronunciamiento de las Cámaras y la Suprema Corte y de la instrucción regia que la señora Conti recogió con su habitual premura, más parecida a la de un perro guardián que a la de una representante del pueblo (que debe obediencia a los electores, y no al Poder Ejecutivo), el oficialismo se declarará, con el estrépito que lo caracteriza, pluralista, abierto al diálogo, guardián de la calidad institucional, capaz de corregir las comas de sus más desencaminados (desde un punto de vista no mafioso) actos administrativos.

Ahora, la señora Carrió, con su vocación de pitonisa, bramará que está cada vez más sola y que ella es la Unica (el paranoico siempre se pone en relación de igualdad con Dios, y si éste es el Ungénito, también aquél). La señora Bullrich, desde algún sillón parlamentario, creará una nueva alianza que naufragará, como todas las anteriores, en mares embravecidos que requieren pilotos afiatados. La señora Estenssoro, por su parte, cada vez más alejada de poder imponer su sensatez en un reino de insensatos, renunciará a los discursos en las escalinatas de Tribunales, del Congreso, del Sacré Cœur y se entregará a la melancolía por lo que ya no puede ser pensado en la Argentina. La señora Michetti seguirá rodando. Y la señora Fernández, ahora, llorará una vez más por su marido muerto y dirá que todo esto se ha hecho en su memoria, para que nada manche su cualidad patriótica (y así es, así sea).

Nosotros nos reuniremos (o no), protestaremos (o no), pero seguiremos pagando nuestros impuestos, apuntalando las finanzas de los jubilados que tenemos cerca, multiplicando nuestras vías de superviviencia, negando la proliferación de la miseria y la ignorancia, diciendo “qué barbaridad” cada vez que la televisión nos muestre la podredumbre del Palacio, soportando con vergüenza la destrucción de las condiciones de posibilidad de lo viviente.

Ahora no, pero tal vez alguna vez, de la tierra estremecida se levantará un viento que arrasará con todo.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4759

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.