jueves 22 de abril de 2021
CóRDOBA AFORO REDUCIDO Y PROTOCOLO
04-04-2021 00:34

Con menos programación que años anteriores, los teatros buscan renacer

En el marco de la pandemia, con un público ávido y el apoyo del INT, las salas apuestan a la presencialidad.

04-04-2021 00:34

Después de un duro año para el teatro independiente y con la incertidumbre de una segunda ola de Covid-19 en ciernes, las salas loca les van retomando tímidamente sus actividades presenciales, algunas apostando a cursos y formación y otras a la puesta en escena de sus obras.

Si bien el sostenimiento de las salas es complicado solo con los cortes de tickets (los protocolos obligan a trabajar con aforos reducidos a espacios que de por sí cuentan con poca capacidad), dos hechos se conjugan para mostrar una luz al final del túnel: por un lado, un público ávido por consumir obras de teatro, y por el otro, el apoyo del Instituto Nacional de Teatro (INT) que lanzó el programa ‘Reactivar escenas’ para estimular a salas y grupos teatrales.

Un público ejemplar. El primer sábado de marzo se puso en escena en La Chacarita ‘Dos señoritas Julia en caída’, una obra escrita por Soledad González y dirigida por Cristina Gómez Comini, que había ganado el premio Fondo Estímulo a la Actividad Teatral Cordobesa 2019–2020. Tras un primer fin de semana exitoso, la obra tuvo que habilitar doble función.

“No teníamos planeado hacer funciones dobles pero cuando vimos que superábamos la capacidad de la sala –30 personas– tuvimos que habilitarlas. El público se enganchó muy bien, es muy respetuoso, guarda las distancias en la cola y no se saca los barbijos dentro de la sala; creo que están muy contentos de volver a la presencialidad”, dice entusiasmada Gómez Comini.

La obra, que terminó sus funciones el sábado pasado, se repondrá en agosto en la misma sala, que funciona a puertas abiertas, siguiendo estricto protocolo.

Algo similar ocurre en Espacio Blick, donde se vieron obligados a habilitar también doble función –a sala llena– para algunas de sus obras. “Arrancamos muy bien la temporada. Estamos trabajando con un aforo de entre 25 y 30 espectadores porque la capacidad de la sala es de 60. Funcionamos con sistemas de burbujas, manteniendo una distancia de metro y medio entre cada una”, explica Facu Domínguez.

Con una programación muy variada (lo que les permitió un surtido de espectadores de todas las edades) el espacio tiene programadas funciones durante todos los fines de semana de abril: “La luz de los pájaros, Abrazar, Medio pueblo y Tan sin mí son algunas de las propuestas que tenemos previstas”.

Para Julieta Lazzarino (Quinto Deva) la gente está respondiendo bien aunque hay muy poca oferta todavía. “Notamos que la gente quiere ver teatro, están siendo cuidadosos y respetuosos de los protocolos y eso está bueno”, dice. Quinto Deva tiene capacidad para 28 espectadores y estará con funciones de dos obras nuevas durante abril: 'Maíz' y 'Mar', ambas con muy pocos actores en escena. 

Sin apoyo, no funciona. “En términos económicos, si uno piensa en las funciones solamente, está siendo casi insostenible; si no tuviéramos apoyo del INT no podríamos estar haciendo funciones”, detalla Lazzarino.
En efecto, aún hay muchas salas y espacios que no están pudiendo funcionar a causa de sus infraestructuras. “Esto se nota porque no hay la programación que podría haber, si comparamos con marzo o abril de años anteriores”, explica.

En este sentido, el INT lanzó el programa ‘Reactivar escenas’ que por un lado estimula a las salas que presenten sus programaciones, al compensarlas en las recaudaciones bajas según la cantidad de funciones que tengan. Como contrapartida, las salas deben darles a los grupos el 90% de todo lo que ingresa por boletería. “Son una especie de paliativo por el aforo reducido que tenemos que cumplimentar. Eso está estimulando y movió un poco la aguja, pero no sé cuántos nos vamos a animar, además por la incertidumbre de la segunda ola que se prevé”, reflexiona Lazzarino.

Lo que viene. María Castaña, La Brújula y La Chacarita preparan también funciones presenciales para el comienzo de abril. Así, el sábado 10 a las 22 estrena en la sala María Castaña Teatro, ‘La furia y el viento’, de Pacho O'Donnell, con la dirección del cordobés Sergio Ossés y con la actuación de Sergio Oviedo.


Los Estados, con delay

El próximo jueves 8, la Red de Salas ha sido convocada a una mesa de trabajo con la Municipalidad de Córdoba. “Nosotros presentamos un plan de fomento en enero pasado y nunca tuvimos una respuesta”, dice Julieta Lazzarino.

Por otra parte, en el marco del reconocimiento al evento ‘La noche de los Teatros’ realizado en la Legislatura Provincial el pasado 26 de marzo, Toto López (Casa Grote) leyó un comunicado de la Red en el que resaltaron la necesidad de “que vuelva a funcionar la ley de reconocimiento artístico que hace siete años no se ejecuta y la promulgación con su presupuesto correspondiente de la ley provincial de teatro (...) fundamentales para afianzar la actividad teatral, protegerla con derechos y promoverla con voluntad política, como política de Estado”.

En este sentido, Lazzarino remarcó que el delay que están teniendo para la gestión ambas instituciones es inaudito: “No activaron prácticamente ninguna acción especial en este nuevo escenario de pandemia y emergencia”.

Facundo Arana en el Real 
Facundo Arana Teatro Real

Esta noche a partir de las 20 en la sala Carlos Giménez, el actor y músico argentino subirá al escenario con el unipersonal intimista: ‘En el aire’.

Con un aforo reducido para 200 personas, desde el teatro, Raúl Sansica destaca el entusiasmo por parte del público: “Nosotros empezamos en febrero y ya entonces notamos muchísimo entusiasmo de la gente, luego vimos una pequeña merma, sobre todo en teatro para la infancia, en la que se notaba menos cantidad de público, pero últimamente repuntó bastante; en el Festival de Jazz, por ejemplo, estuvimos completos en todas las funciones”, detalla.