viernes 16 de abril del 2021
CóRDOBA CAÍDA EDITORIAL
28-03-2021 00:36

Las ventas de libros cayeron un 35% promedio en Córdoba

El dato se desprende de un repaso por librerías locales, que además pone de relieve el crecimiento del e-commerce y un inicio de año complicado.

28-03-2021 00:36

Recientemente, la Cámara Argentina del Libro (CAL) publicó un informe que puso de relieve la situación de las librerías pymes en nuestro país y cómo se vieron afectadas en el año de pandemia.

Un total de 140 librerías argentinas respondieron una encuesta que arrojó como resultado que el 51% ya cuenta con una tienda online y que el comercio electrónico representó en 2020 casi el 40% de la facturación (lo que supuso una suba del 144% en relación al año anterior en ese ítem).

El informe nacional colocó la caída de ventas en un rango que va del 26% al 50% y algo parecido ocurre en Córdoba: un recorrido por librerías locales colocó este número en un rango similar, del 20% al 50%.

En el caso de la Librería del Palacio las ventas en cantidad de ejemplares tuvieron una variación interanual del -72%. “En valores nominales la merma fue del 50%”, se lamenta Karina Fraccarolli, para quien además la venta por medios electrónicos fue irrelevante aunque no descarta un incremento en los próximos meses.

Para Caballo Negro, de Alejo Carbonell, la situación no es distinta, con el agravante de la ausencia de las ferias: “Es importante la cantidad de libros que vendemos en las diferentes ferias. En nuestro caso vendimos un poco más de lo habitual en librerías, pero sin tener las ferias hubo una merma inevitable de un 15 o 20%”, explica.

En torno a las ventas en línea, tampoco tuvieron mucho peso para ellos debido a que el crecimiento estuvo dado en aquellas librerías que ya venían con un ejercicio en esta materia, con propuestas en funcionamiento. Carbonell señala además que en términos comparativos con 2019 (año anterior al aislamiento), “el año arrancó mejor porque lo pudimos planificar desde el vamos con dos escenarios posibles, entonces estamos preparados para que nuestra grilla de publicaciones de este año pueda sufrir modificaciones sin que sea un desastre”.

Desde El emporio señalan que la caída en sus ventas fue de un 27%, pero que el e-commerce se incrementó considerablemente: “Al principio de la pandemia el crecimiento fue de 1.000% ya que era la única manera de vinculación con los clientes y después de un año, estamos en un 500%”, cuenta Tamara Sternberg.

En Rubén Libros, sin embargo, parecieran haber encontrado el equilibrio entre las ventas en su local y en formatos virtuales: “Nosotros vendíamos poco por las redes pero en abril del año pasado cuando pudimos abrir la librería y la venta era solamente virtual, las redes explotaron. Y este modo de venta llegó para quedarse, a tal punto que al día de hoy estamos 50 y 50 con las ventas del local y las virtuales”, detalla Leonardo Agostinetti.

En cuanto a la caída en las ventas, la librería acusa un 20% menos de unidades vendidas, con respecto a 2019. “Si bien diciembre del 2020 cerró mejor de lo esperado, el 2021 arrancó muy cauto, parece que la gente está a la espera de lo que se viene para este año que pinta muy difícil”, reflexionan desde Rubén Libros.

Carlos Gazzera, por su parte, señala que “en nuestras Librerías Universitarias la caída de ventas fue del 42%, en nuestra Distribuidora Tramas el 49%, a lo que deberíamos sumarle un 12% menos ya en 2019”. Si bien Gazzera dice que en e-commerce propio crecieron un 83%, lo cierto es que “estos números no suplantan ni compensan las ventas perdidas en la distribuidora ni en las Librerías Universitarias”.

Analizando el inicio de este año, Gazzera dice que si bien aún no tienen informes debido a que recién estarán listos en abril, “no lo veo mucho mejor para reemplazar los números de años anteriores; sin embargo, si se concreta de una vez por todas la compra del Ministerio (de Educación), podríamos tener un semestre y hasta quizás un año tranquilo”.

Los libros y las aulas
Desde la Librería del Palacio, cuyo catálogo está mediado en gran parte por el aula y la escuela, observan dos situaciones que tienen directa relación con la merma en la venta de libros de texto de enseñanza. “Por una parte, la incertidumbre del inicio de clases en modalidad presencial y, por otra, el desconocimiento del valor del libro en papel a la hora de aprender. Sabemos que cognitivamente la lectura del libro físico –impreso en papel y encuadernado– no puede compararse con la lectura en pantalla. Los resultados de una y otra práctica son diametralmente diferentes. Todo el mundo desarrollado estudia en papel, incluso los países que crean tecnología, Japón, por citar un caso”, detalla Karina Fraccarolli.
Desde la librería señalan, además, que no hay conciencia del respeto de los derechos de autores y editores. “Se considera al libro como un producto suntuario y costoso, lo cual dista de la realidad que vivimos en la que los padres compramos celulares o zapatillas con precios desorbitantes”.
 

En esta Nota