Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 19 de octubre de 2019 | Suscribite
CóRDOBA / Entrevista
domingo 20 mayo, 2018

“Para China hoy somos un mercado sustituto”

Gustavo Girado, economista y magíster en Relaciones Internacionales, presentó en Córdoba su libro “¿Cómo lo hicieron los chinos?”. Las claves del gigante asiático.

por José Busaniche

NUEVA ORDEN GLOBAL. “La guerra comercial con Trump es una pantalla, el verdadero control es sobre la estructura informática”. Foto: Cedoc
domingo 20 mayo, 2018

La Cámara de Co­mercio Exterior de Córdoba invitó al economista, magís­ter en relaciones internacio­nales y co-coordinador de la Diplomatura en Gestión de Negocios con China de la UNC, Gustavo Girado a brindar una conferencia en el marco de la presentación de su libro ¿Cómo lo hicieron los chinos?. El trabajo estudia en profundidad la multiplici­dad de causas que explican el inédito desarrollo económico de China y abre las puertas a rediscutir el nuevo ordena­miento global y las batallas comerciales y culturales que se trazan.

-¿Cuándo comienza la transformación económica actual de China?  
-Después de algunos in­tentos de reforma agraria y de querer parecerse o copiar co­sas de la Unión Soviética, con Deng (NdR: Deng Xiaoping) se forman las Zonas Econó­micas Exclusivas (ZEE) en el año 1979. China cambia radicalmente desde que tiene éxito esa experiencia protoca­pitalista dentro de territorio comunista. Son áreas donde se permite que ingrese capital extranje­ro, de manera directa. China tiene una mano de obra sin calificar infinita, ese es el mo­tivo por el cual va la inversión extranjera a establecerse y a exportar. Y tienen otro régi­men impositivo, otras leyes laborales. Los logros de esas ZEE hacen que se transforme la economía china y les per­miten a los campesinos que comercien sus excedentes, aunque sin ser dueños de la tierra, cambia la relación en­tre la gente y el dinero.

-¿La conformación polí­tica es otro pilar en su desa­rrollo? 
-
Sí, porque es una demo­cracia en términos nomina­les pero la República Popular China es un Estado creado por un partido político, al re­vés de cualquier experiencia de república occidental. Si alguien quiere ser pre­sidente se tiene que afiliar al partido primero o se tiene que cambiar la constitución. En los hechos es un régimen de partido único con un Estado paralelo. Otro pilar son las cadenas globales de valor que hoy ex­plican gran parte del comer­cio internacional. Las empre­sas chinas participan en dis­tintas etapas de las cadenas, incluso en aquellas donde no tienen conocimiento, pero se insertaron para aprender. Los chinos quieren ser menos de­pendientes de Occidente.

Según el economista, esta premisa se ve en sus planes quinquenales, donde se pro­ponen, por ejemplo, el desa­rrollo de su aparato de ciencia y técnica. Con esas políticas, China busca tener sus pro­pias marcas, sus patentes, y sus propias empresas trans­nacionales. “Es exactamente lo contrario a lo que hacemos nosotros”, dice Girado.

-Ese objetivo comprome­te muchísimo a las empresas y estados occidentales. 
-
Apple, Motorola, Volk­swagen, todas las empresas transnacionales occidentales que tienen sus mercados en caída, lo soportan con las ga­nancias de la sucursal china. Para la tribuna, China es el malo, el que altera el trabajo y quita el mercado, pero, en realidad, las transnacionales viven de ellos. Los departa­mentos de I+D de las grandes corporaciones occidentales están radicadas ahora en los alrededores de las universida­des chinas.

-Es un discurso que a Oc­cidente le sirve para tener un chivo expiatorio. 
-
Hay que encontrar cul­pables todo el tiempo, pero para Asia no es así. Nosotros leemos Reuters, Ansa. La realidad es que es la región más dinámica del planeta y el Siglo XXI está llamado a ser el siglo del Pacífico. China es hoy el principal destino de las ventas de sus 14 vecinos, ya no es Estados Unidos, cam­bió el patrón de producción global.

-¿Cómo trabaja China pa­ra dejar de depender de Occi­dente en términos culturales, productivos y tecnológicos? 
-
Cuando se analiza la ba­lanza de pagos y vas al reglón de servicios, ves que entra mucha plata porque sos due­ños de patentes, royaltis, di­videndos o el acreedor de los intereses de la deuda. Cuando es negativo sos dependiente. En las economías de primer mundo eso es superavitario y compensa problemas co­merciales. China trata de ir hacia ese perfil. Hoy son los dueños de Lenovo, Huawei y están disputando 5G. La guerra comercial con Trump es una pantalla, el verdadero control es sobre la estructura informática que está detrás de todos los productos, dispu­tan la hegemonía tecnológica y del conocimiento global.

-¿Hay lecciones que po­demos tomar del desarrollo que logró China? 
-
Sí, pero muy pocas. Las instituciones de planificación y los organismos del Estado que regulan la actividad eco­nómica en China son centra­les para comprender el éxito y acá los hicimos desapare­cer. Los países que progresan tienen organismos de éstas características. Que un sector emerja y otro no son decisio­nes políticas. Hoy no hay de­cisión de validar inversiones para planificar el futuro. Co­mo diseñar la inserción de las empresas en las cadenas de valor es algo indispensable, es central, ellos lo hacen, y acá no se plantea, para nada.

-¿Existe Argentina como mercado para ellos? 
-
No, para algunos produc­tos podemos ser un provee­dor sustituto. Por ejemplo, para venderles sorgo, cuando los norteamericanos se po­nen duros, o para venderles porotos de soja. Para aceite de soja fuimos importantes, pero ahora ya saben hacerlo. Hoy somos un mercado su­plente.

-¿Un consejo para hacer negocios con China? 
-
Sencillo, tienen que pre­pararse para ir, el éxito se consigue aprendiendo de la cultura y como tratarlos. Ellos inventaron el comercio, no les vamos a ganar.

El libro 
Editado por Astrea, el trabajo se propone conocer cómo la potencia asiática logró su actual nivel de desarrollo, además de
comprender “cómo trabaja para gestionar el control del conocimiento, y así reducir su dependencia tecnológica mientras asume
enormes responsabilidades globales”.

 


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4787

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.